El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

14 de Junio, 2006

La 'Tregua' Valorada por THE WALL STREET JOURNAL

Por Sin Pancarta - 14 de Junio, 2006, 6:06, Categoría: Prensa Internacional

Aunque el fenómeno etarra era un perfecto desconocido para la prensa americana (no hablemos de sus ciudadanos) el Journal seguía siendo la habitual excepción y publicaba este excelente editorial en su edición europea. No se fiaba lo más mínimo de la banda criminal y la descripción de Herri Batasuna no se leía con tanta claridad ni en España. Por cierto, escribo de memoria pero creo recordar que esta ‘tregua’ no ha encontrado opinión en el diario más influyente del mundo.

Peace in the Basque Country? (Editorial de THE WALL STREET JOURNAL)

   

The Basque Country of Spain and Northern Ireland have always drawn comparisons. In both regions, a small minority has carried out atrocities in the name of a struggle for "independence" that has failed to garner majority support. When their campaigns of terror have become so repugnant as to touch off waves of popular indignation, guerrillas in both suffering lands have sometimes resorted to "peace offensives." Regrettably, they have in the past turned back to killing, either because peace will not achieve their desired results or because their soldiers are too addicted to being "revolutionaries."

This experience should be borne in mind when terrorists offer a truce. In Northern Ireland's case, the IRA's cease-fire was part of complex peace negotiations that have brought the first real hope of normalcy. Though it remains to be seen whether the commitment to the peaceful resolution of that conflict can be sustained (indeed, some of the most vicious sectarian violence has occurred since that process got underway). The Basque terrorists followed their Irish brethren this week in declaring a cease-fire starting from today. While there's reason to welcome that move, it must also be viewed with a measure of skepticism.

The Madrid government knows this better than anyone, and has rightly cautioned prudence. "Time will be the judge of the sincerity, authenticity, the depth of this decision… ETA's very record proves that skepticism is necessary," said Interior Minister Jaime Mayor Oreja, the man who oversees the police forces who are in the first line of fire. After 30 years of violence - 23 of them since the death of dictator Francisco Franco - and almost 800 people dead, this guarded response is warranted.

Indeed, ETA's move appears to be more a temporary change of tactics than a shift away from violence. On Saturday, 23 mostly Spanish, but also French, political parties, unions and other groups in the mountainous region that straddles the Franco-Spanish border had signed a declaration calling for a permanent end to the violence and for peace talks. The meeting in the town of Lizarra was clearly inspired by the Northern Irish process, and was even dubbed the "Irish Forum." But the declaration's framers did not get quite what they had asked for ETA did not reject violence and the cease-fire is not permanent; the terrorist group said it would resume its bloody campaign in case of a "confrontation" with the Spanish government.

The cease-fire comes moreover on the eve of the Oct. 25 regional elections, a campaign that ETA's political wing, Herri Batasuna, is fighting on unsure legal footing because the central government is considering outlawing the party. The party has renamed itself Euskal Herritarrok, or Basque People Party, both to ward off being outlawed and as an attempt at a new look. The name changes little; the party has never condemned an ETA atrocity. The cease-fire, many Spaniards fear, is nothing more than campaign help for HB.

Madrid knows of course that the ETA move puts the government in a quandary. Embrace the ETA cease-fire and the declaration's call for peace talks, and the terrorist group will try to exact unacceptable concessions, leading all the way to independence; reject it off-hand, however, and the government could be criticized for refusing a chance at peace.

But as it considers its options, the Spanish government of Jose Maria Aznar would do well to avoid concessions that will come back to haunt it. For example, Mr. Aznar might wish to steer clear of emulating the decision of Tony Blair's British government, which agreed to the release of so-called "political" prisoners, a move which could lead to a strengthened terrorist network stretching across a borderless Europe. Sinn Fein's Gerry Adams rushed to offer his advice yesterday, telling the Spanish government "Don't prevaricate." ETA heavyweights no doubt appreciated the boost. But Spanish leaders in the past have followed a perfectly good rule: There's nothing here to negotiate.

  

Editorial publicado por THE WALL STREET JOURNAL el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rajoy, en nombre del Gobierno de España, comparece ante la Opinión Pública

Por Documentación - 14 de Junio, 2006, 5:58, Categoría: Declaraciones Institucionales (Gobierno)

Tras el primer Consejo de Ministros después de la declaración de ‘tregua’ por parte de la banda criminal, Mariano Rajoy (en ausencia de Aznar) comparecía ante la opinión pública en rueda de prensa. Para evitar eventuales confusiones les ofrecemos la transcripción íntegra de dicha intervención, incluyendo las partes de la misma que no hacen referencia alguna a la ‘Tregua Trampa’. Era la primera ocasión donde el gobierno respondía a preguntas de los informadores.

CONFERENCIA DE PRENSA DEL MINISTRO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, DON MARIANO RAJOY, DESPUÉS DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS

18 de septiembre de 1998

  

Sr. Rajoy.- Muy buenos días todos. Voy a hacer un muy breve resumen de los asuntos más importantes que se han debatido y se han aprobado en el día de hoy en la reunión del Consejo de Ministros que, como ustedes saben, ha presidido el Vicepresidente Primero, Francisco Álvarez-Cascos.

Se han aprobado dos Reales Decretos-Leyes por los que se concede un crédito extraordinario y suplemento de crédito, por importe de las pesetas que se recogen en la Referencia, para atender obligaciones derivadas de gasto de inversión del Ministerio de Fomento; igualmente, se ha aprobado un segundo Real Decreto-Ley por el que se conceden también créditos extraordinarios derivados de gastos de inversión del Ministerio de Medio Ambiente.

En segundo lugar, se ha aprobado también un Real Decreto del Ministerio de Administraciones Públicas sobre traspaso de funciones y servicios de la Administración del Estado a la Comunidad Autónoma de Aragón en materia de educación no universitaria; también un Acuerdo por el que se instruye al Instituto de Crédito Oficial para la creación de una línea de crédito de 9.500 millones de pesetas a favor de las empresas de acuicultura afectadas por la catástrofe del buque "Mar Egeo", y por el que se modifica el acuerdo del 30 de mayo de 1997, por el que se autoriza al Instituto de Crédito Oficial para la creación de una línea de crédito de 2.500 millones de pesetas a favor de los mariscadores y pescadores de bajura afectados por la catástrofe del buque "Mar Egeo".

También del Ministerio de Fomento se han aprobado tres Acuerdos: uno, por el que se autoriza la contratación de obras en la línea ferroviaria Zaragoza-Alsasua; otro acuerdo por el que se autoriza al Ministerio de Fomento la suscripción de convenios con entidades de crédito para financiar actuaciones protegidas del programa para este año del Plan de la Vivienda 1998-2001, al tipo de interés efectivo inicial del 4'75 por 100 anual... Quiero señalar que este tipo es el más bajo de los últimos años. En el año 1995 el tipo de interés efectivo era del 11 por 100; el del año 1996 era el 9 por 100; el de 1997, el 5'5 y este año, repito, 1998, el 4'7.

También hay un tercer Acuerdo del Ministerio de Fomento por virtud del cual se ha acordado atribuir al Ente Público Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) la construcción y administración del nuevo acceso ferroviario al norte-noroeste de España, que es la línea ferroviaria Madrid-Valladolid-Medina del Campo. La atribución de la construcción de la variante norte-noroeste al GIF permitirá acelerar la ejecución de esta importante infraestructura, que es clave para la revitalización de todo el cuadrante norte peninsular. Su amplia zona de influencia abarca la meseta superior y todo el litoral cantábrico, desde el País Vasco hasta Galicia, por lo cual su realización es un objetivo prioritario para el Ministerio de Fomento. La realización de esta variante supondrá una ganancia de tiempo en torno a una hora y media, lo que permitirá revitalizar el papel del ferrocarril dentro del sistema de transportes.

Por último, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy un acuerdo por el cual el Gobierno apoya la candidatura de España para la celebración de la fase final de la Copa de Europa de Fútbol del año 2004.

Éstos son, repito, los acuerdos más destacados que se han adoptado en el día de hoy. Quiero señalar también que se ha producido un informe, que ha presentado el Vicepresidente Segundo y Ministro de Economía y Hacienda, sobre el Proyecto de Ley de Acompañamiento a la Ley General de Presupuestos del Estado para el año que viene, 1999, y se ha adoptado el acuerdo de remitirlo para su informe preceptivo al Consejo Económico y Social. En principio, la idea es proceder a la aprobación del Proyecto de Presupuestos el próximo viernes y la Ley de Acompañamiento se aprobaría de forma definitiva y se acordaría su remisión al Congreso en el Consejo de Ministros del día 2 de octubre.

No voy a entrar en el análisis de todos y cada uno de los aspectos de la Ley que, vuelvo a insistir, se remite al CES y que no será definitiva su aprobación hasta dentro de quince días, como acabo de señalar; pero sí puedo apuntar las siguientes ideas generales: primero, se hace un esfuerzo para incrementar cada vez más el control presupuestario por parte de los distintos organismos de la Administración que tienen encomendada esta facultad. Éste es un asunto, como ustedes saben, enormemente importante y, dentro de la política económica del Gobierno de controlar el déficit y la deuda pública, sin duda alguna es un aspecto básico al que se le vuelve a dar relevancia en esta Ley de Acompañamiento incrementando el control.

En segundo lugar, se adopta también una decisión que tiene importancia, que es la adaptación de los Organismos Autónomos, Entes Públicos y demás organismos existentes ahora en la legislación a las previsiones de la LOFAGE. Estos organismos que se adaptarán a la LOFAGE son un grupo de ellos, y hay otros que serán por Real Decreto, que se publicará en el mes de enero.

En tercer lugar, no se recoge ninguna subida de tasas en el Proyecto de Ley de Acompañamiento en la línea establecida por el Gobierno de mantener y rebajar el año que viene, a partir, como ustedes saben, del 31 de enero, vía retenciones, el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Por último, se establece la posibilidad de reducir un 12 por 100 los libros de texto.

Yo creo que éstas son las tres o cuatro ideas que pueden tener un mayor interés en el día de hoy, en el bien entendido que simplemente hoy se ha acordado la remisión al CES y que la aprobación definitiva y consiguiente remisión al Congreso se hará dentro de quince días.

   

P.- Después del anuncio que hizo ayer el Presidente del Gobierno de iniciar consultas de forma inmediata con todos los partidos democráticos, ¿estamos en condiciones de que se nos anuncie, por lo menos, ese comienzo de calendario? Por aquí, en medios periodísticos, ya manejábamos la hipótesis de que podría ser el domingo por la tarde; querría que usted nos diera, en vez de un rumor, una noticia.

Sr. Rajoy.- Sintiéndolo mucho, no puedo confirmar ese rumor que, por otra parte, yo no conocía. Lo que sí puedo confirmarles a ustedes es que contactos, no por parte del Presidente del Gobierno, que, como ustedes saben, no ha regresado todavía de Perú, aunque sí puedo anunciarles que lo hará mañana por la tarde; pero sí por parte del Ministerio del Interior se están produciendo ya contactos con el Partido Socialista con mucha regularidad, no solamente contactos telefónicos sino también conversaciones que han tenido, como ustedes, por otra parte, ya conocen.

A partir de mañana ya se tomarán las decisiones de cara al futuro; pero, repito, los contactos ya se están produciendo por parte del Ministro del Interior, y los contactos a los que se ha referido el Presidente del Gobierno se irán produciendo conforme al calendario que se establezca, de conformidad entre las partes, a partir de los próximos días.

   

P.- En relación a la Ley de Acompañamiento, quisiera saber si incluye o no, porque se había dicho que podría incluir, una reforma de la Ley de Televisiones Privadas, en el sentido de que se permitiría que cotizasen en Bolsa las sociedades de televisión privada y que pudiesen tener cada uno de los propietarios una propiedad superior al 25 por 100. Quisiera saber si lo incluye o no la Ley de Acompañamiento.

Sr. Rajoy.- Es posible que en el texto que se presente dentro de quince días en el Congreso de los Diputados vaya una norma en ese sentido; es posible que sea así.

   

P.- Yo quería saber, aún con la ausencia del Presidente del Gobierno, si se ha analizado en el Consejo de Ministros la tregua de ETA en el análisis político que se hace siempre al final de la reunión.

Luego, por otro lado, también quería saber qué tiempo cree el Gobierno que debe pasar para dar credibilidad al anuncio de tregua.

Sr. Rajoy.- Efectivamente, como es perfectamente entendible, el Consejo de Ministros ha abordado este asunto y ha conocido un informe en este sentido del Ministro del Interior. Yo creo que el análisis que hace el Consejo no difiere, como creo que también todos ustedes a buen seguro entenderán, de lo que ha sido el comunicado que ayer ha leído el Presidente del Gobierno y de las propias declaraciones que a lo largo de estas últimas horas ha hecho el Ministro del Interior.

Nosotros somos conscientes de que esta noticia, por parte de muchas personas, se ha recibido con alivio y con una cierta esperanza; desde luego, es una noticia mejor que las que habitualmente suele comunicar la organización terrorista. Pero el Gobierno, que debe actuar desde la seriedad y desde la responsabilidad, en ningún caso puede generar expectativas. Éste es un dato que hay ahí, pero vamos a ver, y el tiempo será el que diga exactamente qué es lo que se va a suceder. Por eso nosotros hemos hecho una apelación a la prudencia y a la cautela, que yo reitero ahora.

A partir de ahí, iniciamos, como también es conocido, una ronda de conversaciones con todas las fuerzas políticas en el firme intento y con la convicción por parte del Gobierno de querer conseguir la paz, lo cual es el objetivo básico. Pero, en cualquier caso, también afirmando que el Gobierno estará dentro del marco que voluntariamente nos hemos dado la mayoría de los españoles, la inmensa mayoría, que es la Constitución, los Estatutos de Autonomía, la Ley de Amejoramiento del Fuero y, en general, toda la legislación vigente. Por tanto, ése es el planteamiento del Gobierno.

La noticia, sin duda, es mejor que otras que se podían producir, que las que habitualmente se producían; vamos a afrontarla con una cierta cautela, vamos a iniciar conversaciones con los grupos políticos, y el tiempo será el que determine si hay o no una intención de verdad de dejar las armas.

    

P.- Dentro de esta línea general de contactos con los grupos, ¿se ha hecho alguna mención expresa a la posibilidad de un contacto directo con HB?

Y una segunda cuestión: ¿cree usted que el ritmo que se pueda iniciar en este momento estará marcado por la fecha del 25 de octubre; es decir, que en principio puede haber una cierta lentitud hasta ver qué pasa después de las elecciones?

Sr. Rajoy.- Yo creo que cualquier política antiterrorista hay que hacerla con seriedad, con rigor y, desde luego, huyendo de cualquier frivolidad o de cualquier declaración que pueda resultar más o menos espectacular.

El Gobierno tiene la firme convicción de que la política antiterrorista que se ha hecho en estos dos últimos años ha debilitado, sin duda, a ETA; ha generado confusión en ese mundo; ha preocupado a Herri Batasuna y, por tanto, en cierta manera, es un factor que influye también en algunas de las cosas que allí están sucediendo. No olvidemos que a lo largo de los últimos años se han producido acontecimientos que nunca habían tenido lugar.

Ahora se produce un dato nuevo, que es el anuncio por parte de ETA de la existencia de una tregua. Lógicamente, el Gobierno, a partir de ahí, tiene que darle un mensaje al conjunto de la sociedad, y el mensaje creemos que en este momento es de prudencia y de no generación de expectativas.

Vamos a hablar con los grupos políticos; en principio, no hay más intención que hablar dentro de los marcos actualmente existentes, y los marcos existentes son el Pacto de Ajuria Enea y el Pacto de Madrid. Y con esos partidos políticos es con quienes vamos a iniciar conversaciones, como he señalado, que continuarán las realizadas por el propio Ministro del Interior a lo largo de las próximas fechas.

A partir de ahí, ya veremos cuáles son las decisiones que se adopten en el futuro y ya veremos qué es lo que hacen los demás. Pero lo que es evidente es que el Gobierno quiere que esas conversaciones se produzcan dentro de los marcos que se han dado el conjunto de los españoles y con la convicción de que no se pueden conseguir objetivos políticos por encima de la Constitución o por encima de la voluntad de la mayoría, como consecuencia de que se adopten unas u otras decisiones.

Yo creo que ésa es la posición del Gobierno y en esa línea, vuelvo a insistir, actuaremos en las próximas fechas.

   

P.- Yo quería hacerle dos preguntas, una en torno al Proyecto de Ley de Acompañamiento de los Presupuestos. Un poco, profundizando en la pregunta que le ha hecho mi compañero, acerca de la salida a Bolsa de las televisiones privadas, si nos podía profundizar en el análisis que haya podido comentar esta mañana el Vicepresidente Segundo y Ministro de Economía sobre este tema.

En segundo lugar, si el señor Rato también ha hablado acerca de, teniendo en cuenta de cómo evolucionan las crisis internacionales, cómo están evolucionando los mercados financieros y el efecto posible sobre la economía española, si se ha estudiado la posibilidad de revisar a la baja las previsiones de crecimiento de la economía española para el año que viene y el objetivo de inflación para el año que viene, y si lo puede cuantificar.

Sr. Rajoy.- En relación con este segundo punto, no se ha tratado ese tema en el Consejo de Ministros de hoy, pero vuelvo a repetir lo que ya se ha dicho en otras ocasiones; en principio, el Gobierno no tiene intención de hacer ninguna revisión significativa de las previsiones que ha hecho para el ejercicio que viene. En cualquier caso, insisto, no se ha tratado este tema en el Consejo de Ministros de hoy.

En relación con el primer asunto, no puedo darle muchos más datos que los que ya he apuntado con anterioridad. Es un tema que se está debatiendo si va o no a introducirse, finalmente, en la Ley de medidas de acompañamiento. Pero, repito, esa decisión no se adoptará de forma definitiva --esa decisión y los distintos aspectos de la misma, porque hay una regulación que puede ir en una u otra dirección, repito-- hasta dentro de quince días. Por tanto, sintiéndolo mucho, no puedo decirle nada más que lo que le he dicho, que creo que es bastante.

   

P.- Señor Ministro, un consejero del Gobierno vasco ha pedido un gesto al Gobierno, fundamentalmente, en términos de acercar presos a Euskadi. ¿Hay --si no ése, otro-- algún gesto del Gobierno concreto? Primera pregunta.

Segunda pregunta: como ETA ha anunciado la tregua unilateralmente, sin consultar, por supuesto, al Gobierno tampoco, ¿el Gobierno va a paralizar sus acciones policiales contra "etarras" o va a mantener, digamos, lógicamente, la actuación legal contra ETA?

Sr. Rajoy.- Nosotros lo que vamos a hacer, como es perfectamente entendible, en relación con este último punto, es cumplir la Ley. Yo creo que eso no requiere ni siquiera de mayores comentarios.

En lo demás, nosotros, en principio, mantenemos la misma política antiterrorista, que es la que hemos llevado manteniendo a lo largo de los últimos años. Lo único que vamos a tener, que ya es muy importante, es un inicio de conversaciones con las demás fuerzas políticas. De momento, es la única decisión que va a tomar el Gobierno a la vista de los acontecimientos que se van produciendo; porque en estas cosas, vuelvo a insistir, hay que ir con prudencia, hay que ir dando las pasos en la buena dirección. Yo creo que los que se han dado en estos dos últimos años han ido en la buena línea. Por tanto, a partir de ahí, no hay ninguna novedad en lo que es la política antiterrorista del Gobierno.

Simplemente, como hemos dicho, vamos a iniciar las conversaciones con los grupos y, sobre todo, vamos a darnos un tiempo y vamos a ver qué es lo que sucede, sobre todo a partir de la fecha de las próximas elecciones, del 25 de octubre.

   

P.- Yo quisiera formular dos preguntas. La primera, si puede hacer alguna valoración del hecho de que el Gobierno en este tema tenga, parece ser, contactos más fluidos con el primer partido de la oposición que con sus socios de Gobierno. Me refiero a la valoración del anuncio de tregua en las reuniones mantenidas por el Ministro hasta ahora con dirigentes socialistas. Si hay que sacar alguna lectura política de eso.

Dos, cuando usted dice --usted y todo el Gobierno-- que no se negociará nada fuera del marco constitucional; desde el Gobierno y desde el Partido Socialista se ha dicho que la Declaración de Lizarra, por un lado, y la Declaración de Barcelona, por otro, excedían el marco constitucional. Pero ése no es el parecer de los nacionalistas; quiero decir que hay varias interpretaciones. De algún modo, ¿se está diciendo que estas Declaraciones no son negociables, el contenido de ellas, o, en este nuevo escenario, se podría abrir el foco?

Sr. Rajoy.- En la primera pregunta, si he creído entenderlo bien, usted me pregunta si la circunstancia de que se haya reunido el Ministro del Interior con el PSOE, en lugar de hacerlo con los socios nacionalistas, ¿tiene alguna lectura política? No. En principio, nosotros vamos a reunirnos con todos. Nos hemos reunido con el PSOE en un primer momento, porque es el partido mayoritario de la oposición; pero ya el propio Ministro del Interior ha tenido conversaciones, por ejemplo, con el señor Pujol.

O sea que, en principio, nosotros vamos a reunirnos con todas las fuerzas políticas, en el bien entendido que uno de los planteamientos básicos que ha tenido el Gobierno en materia antiterrorista estos dos años ha sido la de hacer un esfuerzo para conseguir el consenso de todas las fuerzas democráticas. Por tanto, vamos a hablar con todos. Hemos hablado en primer lugar con el Partido Socialista, porque es el mayoritario de la oposición, pero las conversaciones serán con todos y, por tanto, no cabe extraer ninguna consecuencia política de esa circunstancia.

La segunda pregunta, usted dice que el Partido Socialista señala que declaraciones como la de Estella, la de Barcelona o la de Bilbao están fuera del marco constitucional y los partidos nacionalistas dicen lo contrario. La opinión del Gobierno es que están bordeando lo que es el consenso constitucional claramente, y en ese sentido --yo ya lo he dicho en alguna ocasión, y vuelvo a reiterarlo ahora-- creo que la Constitución de 1978 ha sido un marco de convivencia durante veinte años; creo que puede serlo durante muchos más años; creo que ha provocado un nivel de descentralización política como nunca ha habido en la historia de España --este dato es muy importante: como nunca ha habido en la historia de España-- y hoy España tiene un nivel de descentralización mucho mayor que el que tienen los países de nuestro entorno con modelos similares, como puede ser Alemania.

Ésos son los datos que yo quiero apuntar. A partir de ahí, no me parece serio --lo digo con absoluta claridad-- que se intente este tipo de planteamientos bordeando el marco constitucional; sinceramente, no me parece serio. Creo que no es una demanda de la ciudadanía de ninguna de esas tres Comunidades Autónomas en las que hacen su labor política esas fuerzas políticas. No puedo creer que haya partidos políticos, como Convergència i Unió, por ejemplo, que puedan mantener los mismos planteamientos que el Bloque Nacionalista Galego, y no puedo creer que el Bloque Nacionalista Galego pueda mantener los mismos que Convergència i Unió, que también se puede decir de esa forma.

Por tanto, desde el Gobierno no queda, en este momento, otro planteamiento que el afirmar la vigencia plena del texto constitucional, que creo que es lo que quieren el conjunto de los españoles, y pedir una cierta sensatez y responsabilidad a estas fuerzas políticas; que no rompan un marco de convivencia, que creo que ha sido muy útil, que ha servido para que España haya progresado en los últimos años y que pienso que tiene todavía mucha cuerda de cara al futuro.

    

P.- Quería solamente una pequeña aclaración sobre la cuantía de las tasas que regirán en 1999; quería saber si se van a mantener tal y como figuran en 1998 o se les va a aplicar el incremento del 1'8 por 100 de inflación previsto.

Sr. Rajoy.- Es un asunto que no está cerrado, pero en principio la idea era no subirlas. No puedo darle como será la redacción definitiva de la Ley porque, vuelvo a insistir, hasta dentro de quince días no lo sabremos; pero, en principio, la idea del Gobierno es no proceder a la subida de tasas.

Si no hay nada más, muchas gracias.

Las Reacciones y Declaraciones del Día (18 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:51, Categoría: Declaraciones Institucionales (Partidos)

En base a informaciones difundidas por las agencias de prensa EUROPA PRESS y SERVIMEDIA ofrecemos los siguientes testimonios:

Mayor Oreja advierte de que el Gobierno no declarará una tregua a ETA

  

MADRID.- Después del anuncio de una tregua indefinida por parte de la banda terrorista ETA, continúan surgiendo reacciones desde todos los sectores políticos. Esta mañana el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, ha afirmado que las fuerzas de seguridad seguirán trabajando y que no declararán ninguna tregua a la banda terrorista ETA, "porque estamos en un Estado de Derecho". El ministro ha precisado además que "si hubiese una incorporación de un 'comando' de Francia a España, los detendremos".

En declaraciones realizadas a diversos medios de comunicación, Mayor Oreja ha considerado que ETA y su entorno han declarado una tregua porque "lo estaban pasando mal y han hecho de la necesidad virtud". Para Mayor Oreja, no sólo ha sido la presión de la ley la que ha puesto a ETA en esta nueva posición, sino que la tregua ha sido posible "gracias al esfuerzo que han protagonizado millones de españoles".

También se ha referido a una posible negociación de paz a cambio de reconocer el derecho de autodeterminación, de la que ha comentado que "no se puede canjear porque no traerá la paz, ni elimina el terror, ni favorece el encuentro entre los vascos".

El ministro del Interior ha explicado que el PP y el PSOE van a seguir siendo inflexibles en este aspecto y ha subrayado que el problema de "desencuentro" por el derecho de autodeterminación "o se hace desde la autenticidad y sin pistolas, o no se resuelve". A su juicio, hay que esperar a lo que ocurra después de las elecciones vascas que se celebrarán el próximo 25 de octubre.

PSOE: EL PRINCIPIO DE LA PAZ.

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, José Borrell, ha dicho en Bilbao que los socialistas se sumarán al proceso de paz que se ha abierto tras la tregua de ETA y que harán todo lo posible para llevarlo a buen término. El portavoz del Grupo Socialista ha calificado la situación actual de "excepcional" porque supone "el principio de la paz, no la paz todavía", que llegará cuando la organización terrorista entregue las armas.

IZQUIERDA UNIDA

  

El coordinador general de IU, Julio Anguita ha manifestado que tras la tregua declarada por ETA ha llegado el momento de que "todos los firmantes del Pacto de Ajuria Enea comiencen a trabajar en torno al diálogo", para lograr una solución negociada al problema del terrorismo en el País Vasco. Por este motivo, IU-EB pedirá al lehendakari, José Antonio Ardanza, la convocatoria de una reunión de la Mesa de Ajuria Enea, según acordó la presidencia federal de la coalición de izquierdas, en una reunión extraordinaria mantenida para analizar el anuncio por parte de ETA del cese indefinido de sus atentados.

En su primera rueda de prensa tras el infarto sufrido el pasado mes, Anguita ha destacado que la declaración de Estella "ha sido definitiva" para lograr la tregua de la banda terrorista, aunque "sin olvidar que ha habido una acción gubernamental dentro de los límites del estado de derecho y que ETA comprendió que no podía ganar". Anguita ha subrayado también la importancia de las movilizaciones contra el terrorismo del pueblo vasco y el pueblo español, "que han demostrado estar hartos de la violencia", para que ETA declara un cese de la violencia. "Una atmósfera de miedo y opresiva ha empezado a disiparse. Se van a celebrar unas elecciones en Euskadi y no va a estar presente la sombra de las bombas", destacó.

PNV: UNA TREGUA "MUY PENSADA".

   

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, ha afirmado también esta mañana que el cese de acciones violentas anunciado por ETA el jueves es "importante, definitiva y, sobre todo, muy pensada, muy trabajada y con mucho consenso interno para que esto se lleve a la práctica".

"Los procesos, cuando se inician, se inician con muchas dificultades, pero poco a poco se van consolidando y se van abriendo posibilidades", ha indicado el portavoz del PNV, para quien es mejor la tregua que una situación con secuestros, extorsiones, muertes y violencia callejera.

El "lehendakari" José Antonio Ardanza, por su parte, ha expresado su deseo de que la tregua anunciada por ETA "sea una realidad y no un sueño" y ha puntualizado que "ahora sí que es precisa y necesaria la suma de todos (los partidos políticos) para consolidar la paz". Respecto a las reivindicaciones de la banda terrorista, ha afirmado que "sin el chantaje de las pistolas todo es posible".

Un poco de Sentido Común

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:46, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

Matices al margen, nos quitamos el mal sabor de boca con esta exposición de Juan Olavaria. Son muchas las verdades que se dicen en este artículo y también se publicaba en el diario EL PAIS

“Juego limpio” por Juan Olabarría Agra

   

En los años finales del franquismo, la cúpula del poder pretendió dejar el futuro de España "atado y bien atado". Pero justamente aquella parte de la sociedad española que se había sentido cómoda con el régimen acabó por abandonarlo, convirtiéndose a la democracia, y renunciando por ello a la exclusión política de la "otra España".

En adelante el nacionalismo español fue correctamente juzgado en función de lo que había sido: una ideología de extrema derecha destinada a justificar el monopolio del poder. La consecuencia práctica de estos principios fue la alternancia política, es decir, la posibilidad de acceso al poder de aquellos españoles que hasta entonces habían sido violentamente excluidos de él.

La historia no ha sido la misma para la sociedad vasca. A la muerte del dictador, una parte de la clase media, agrupada fundamentalmente en torno al partido nacionalista mayoritario, ha pasado a monopolizar absolutamente todos los poderes (no sólo políticos, sino económicos y sociales) hasta tal punto que la sola idea de alternancia política despierta temor en unos y sonrisas despectivas en otros.

¿Cuáles han sido los factores que han hecho posible esta anomalía en el funcionamiento democrático? El primero de ellos es el falseamiento victimista de la historia reciente. Así, la guerra civil no se interpreta como una agresión del fascismo contra la democracia, sino como una agresión de España contra el País Vasco y contra su "representante natural": el nacionalismo vasco.

Por tanto, las demás fuerzas políticas (incluidos los defensores de la República que continuaron defendiéndola después de la rendición nacionalista en Santoña) eran culpables y debían pagar un tributo reparador de su culpa. La izquierda, lejos de combatir el mito, pareció plegarse a él mientras una parte de la derecha más antidemocrática, el carlismo, pasaba a engrosar las filas del PNV y de HB.

Por otra parte, el terrorismo político, mucho más intenso desde que se instauró la democracia, dio al nacionalismo no violento un papel arbitral como supuesto "pacificador insustituible", que acabó de consolidar su hegemonía dentro del País Vasco como protector y fuera de él como interlocutor privilegiado.

Y es precisamente esta situación de titulares perpetuos e indiscutidos del poder en una sociedad clientelar o amedrentada la que explica su inmovilismo ideológico, pues en tales condiciones los nacionalistas no han necesitado en absoluto modernizar o democratizar su ideología legitimadora. Tanto más cuanto que el mensaje es muy simple: "Para ser vasco hay que ser nacionalista; si no votas nacionalista eres un enemigo del pueblo vasco".

Se supone que ser nacionalista es lo natural, o sea, algo sobre lo que nuestra voluntad no puede decidir. De ahí que los nacionalistas no se molesten en argumentar, en decirnos por qué es preciso "construir entre todos la nación vasca". Se trata de un deber, de un mandato de la historia y de los muertos, que nos obliga a asumir unos valores, una forma de ser y pensar, que el "partido-guía" ha definido previamente según la voluntad de sus pastores.

A la "vanguardia de la nación" le trae sin cuidado el hecho de que esta supuesta e impuesta identidad colectiva sea abiertamente contraria al pluralismo democrático y a la libertad de los individuos tal como se entienden en un moderno Estado de derecho.

Si se tiene en cuenta que las instituciones se emplean sin pudor al servicio de la ideología oficial y que tras el lenguaje conminatorio de unos está la amenaza mortal de otros, no puede sorprendernos que el concepto mismo de democracia, por no hablar de su realidad, carezca de un firme asentamiento en la cultura política.

Pero, a pesar de todas las coacciones, la evolución electoral está revelando desde hace ocho años un incremento de las fuerzas políticas no nacionalistas; la aplicación de la ley contra los desmanes del fascismo no ha provocado la reacción adversa de la sociedad que los llamados nacionalistas democráticos anunciaban o esperaban; la idea de que el terror pueda ser "la política por otros medios" tiene cada vez menos adeptos; la exigencia de una democracia en la que el respeto al pluralismo sea efectivo y no mera retórica; de un lehendakari que asuma la representación de todos y no sólo la de los "vascos buenos", son demandas sociales que no permiten mirar para otro lado.

Y, sin embargo, el "partido-guía" mira obstinadamente en otra dirección. El mismo lehendakari que en julio de 1997 había acusado a HB de fascismo y complicidad con el terror ("tenéis las manos manchadas de sangre") y que había pedido su aislamiento político, tardó seis meses en propugnar conversaciones con los fascistas de la víspera.

La culminación lógica de estos contactos es la actual tregua indefinida de ETA, lanzada como un órdago electoral. Ahora, cuando se está acentuando la debilidad de ETA y cuando HB tiene que cambiar de nombre, no por temor a ser ilegalizada, sino para disociarse de su historia anterior y salvarse de un desprestigio social creciente, cuando todo esto sucede, los autodenominados nacionalistas democráticos juegan su gran baza: vender paz a cambio de cesiones políticas, pues no es otro el significado de la "tregua indefinida" que ETA acaba de plantear.

El texto publicado por ETA sitúa el origen del "contencioso vasco" en la actitud del Estado español y francés (como se sabe, los votos nacionalistas no alcanzan en el País Vasco francés el 5%). Si una zona con el 5% de votos nacionalistas debe ser integrada en el futuro País Vasco independiente, es evidente que el derecho de autodeterminación que se invoca no pasa de ser una farsa, que el sujeto de ese supuesto derecho no son los individuos reales, sino el país mental de un patriota enloquecido.

Son esas cosas las que hacen pensar si el contencioso vasco no será el contencioso que algunos vascos tienen con la democracia. El texto, que habla de un "autonomismo disgregador", ignora olímpicamente que el Estatuto es la única institución que goza entre nosotros de un consenso generalizado. Pero esto carece de importancia habida cuenta de que nuestra "vanguardia nacional" nos señala en el mismo documento el objetivo de la independencia como "la escalera que hay que subir peldaño a peldaño".

La paz la deseamos todos, lo que no es deseable es subir a empujones ciertas escaleras. Si el cese de la violencia tiene como resultado el que todos hagamos lo que los violentos quieren, habremos quebrado el principio esencial de la democracia; si los votos van a estar sobrerepresentados por el terror desaparecerá todo resto de libertad, porque además no tendremos garantías de que el chantaje no vuelva a intentarse.

El PNV, principal organizador de esta farsa, no puede ignorarlo. ¿Por qué quiere entonces someter a toda la sociedad vasca a esta humillación inútil, a esta claudicación de los demócratas? La relación del PNV con el nacionalismo fascista es contradictoria. La sociedad se está rebelando y no admite ya ser violentada sistemáticamente; el terror, que en otros tiempos fue un importante instrumento de persuasión y que acarreaba las ovejas hacia el redil del "partido-guía", ha empezado a suscitar una reacción contraria.

Urge por tanto al PNV (así lo indica la evolución electoral) que el terror desaparezca, pero sus dirigentes perciben instintivamente que si, repudiado por la sociedad, el terror tuviese que desaparecer a cambio de nada, la hegemonía nacionalista podría ser puesta en entredicho.

Necesitan la paz para no ser asociados a la violencia, pero necesitan la violencia de otros para monopolizar el poder. El terrorismo es para ellos una túnica de Neso: abrasa a la vez que está pegada a la piel. Si permanecen con ella puesta, se queman; si se la quitan, se arrancan parte de su propia carne. Por eso llevan seis años intentando quebrar el pacto de Ajuria Enea y por eso están intentando invertirlo: en lugar de aislar a los fascistas, aislar a los demócratas.

La negociación política resolvería la cuadratura del círculo: acabar con la violencia conservando la hegemonía. Pues proponer la autodeterminación cuando el voto nacionalista lleva ocho años debilitándose no es evidentemente un objetivo real, sino una baza negociable para conseguir otra cosa.

Si lo que el nacionalismo quiere conseguir a cambio del cese del terror son unas condiciones favorables que le garanticen la hegemonía perpetua, entonces alguien debe explicarles que eso no es posible. Pues en democracia no existe ningún elixir que permita a un partido político conseguir lo que todos desearían: la inmortalidad en el poder.

Juan Olabarría Agra es profesor titular de Historia del Pensamiento Político de la UPV.

   

Publicado en EL PAIS el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Desvergüenza de Margarita Robles

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:43, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

De los distintos artículos publicados el 18 de Septiembre en los medios informativos españoles he desempolvado uno de Margarita Robles (la mano derecha o izquierda, junto a ‘de la Vogue’ del bi-ministro Belloch en Interior), la que pretendía ocupar un puesto en el Supremo recientemente.

Créanme que es difícil encontrar tal sarta de despropósitos, de falacias, tal cúmulo de errores, de sectarismo. Es lamentable, pero lo peor de todo es que su ‘discurso’ es prácticamente igual al que siete años después seguimos escuchando. Lean y asómbrense:

“Ante la tregua” por Margarita Robles

    

La declaración de una tregua indefinida por parte de ETA constituye, sin género de duda alguna, una magnífica noticia para todas las gentes de bien, que llevan años mostrando su anhelo por alcanzar la paz en Euskadi, construyendo una sociedad en que el diálogo y la tolerancia sustituyan a la violencia sin sentido. Ha sido la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca, con la que tantos nos hemos sentido identificados, la que, desde el evidente reconocimiento de que la búsqueda de la pacificación sólo podía abordarse desde una perspectiva política, ha pedido a ETA el cese de la violencia, en el marco del efectivo funcionamiento del Estado de derecho. Se impone igualmente señalar que la declaración de tregua, precedida de un cambio de estrategia más acorde con el actual momento histórico y con esa voluntad ciudadana, por parte de la dirección de Herri Batasuna, constituye una verdadera iniciativa política de aquella organización, que en este caso sí se ha identificado con el clamor del pueblo vasco, al que decía representar.

No faltarán quienes en estos momentos y ante una declaración de esta trascendencia muestren -hay que pensar que desde la buena fe- sus reticencias y hablen de treguas trampas o de estrategias electorales ante los próximos comicios vascos. Sin embargo, tal planteamiento constituye un enfoque equivocado de la realidad. No puede olvidarse que en los últimos tiempos algo muy importante se venía moviendo en la vida política vasca y en el propio seno de la izquierda abertzale.

Este movimiento, del que la Declaración de Lizarra ha sido una evidente manifestación y del que hay que resaltar el coraje, no ya sólo de los partidos políticos que la han suscrito, pese a las incomprensiones con las que podían encontrarse, sino de las distintas organizaciones sindicales y de toda índole que la apoyaron, se ha generado por esa inequívoca voluntad de la ciudadanía vasca de alcanzar la paz ante la ausencia de iniciativas en la búsqueda de la pacificación por parte de determinados responsables políticos. Quienes, desde esa responsabilidad, únicamente aludían a respuestas de índole policial, enrocándose en una retórica cada vez más incomprensible tratando de acentuar el enfrentamiento entre nacionalistas y no nacionalistas, quienes se negaban a responder o debatir las propuestas que se les formulaban para abrir un proceso de paz, dejando en papel mojado los Pactos de Ajuria Enea y Madrid, quienes pretendían que se diera un cheque en blanco a sus iniciativas, sin admitir críticas o se negaban a analizar, con diferentes argumentaciones, lo que estaba ocurriendo en Irlanda del Norte, donde Tony Blair había apostado abiertamente por el diálogo como único camino para alcanzar la paz, deberían sacar sus propias conclusiones.

Ya no es el momento de las descalificaciones, sino del trabajo sin exclusiones. La declaración de tregua, con toda la ilusión que de ella se deriva, no constituye el final sino el principio de un proceso que, como se ha demostrado no sólo en Irlanda sino en otros ámbitos geográficos, no estará exento de dificultades y exigirá, por tanto, ese trabajo conjunto y sin reproches.

Esta sociedad quiere la paz. Por tal razón, desde el recuerdo de las víctimas tal y como expresamente se mencionaba en el Acuerdo de Stormont, para acabar con 30 años de sufrimiento y pese a la cercanía del proceso electoral, debe imponerse la generosidad, sin que nadie quiera capitalizar resultados o poner trabas a los esfuerzos, muchas veces incomprendidos e injustamente tratados, verificados por otros. Es necesario que con esos parámetros todos los partidos firmantes de los Pactos de Ajuria Enea y de Madrid sepan estar a la altura de las circunstancias, abordando sin complejos ni pretextos un proceso de diálogo político, mirando hacia el futuro y hacia la reconciliación.

Los ciudadanos deben seguir exigiendo a unos y a otros que continúen sin descanso en esa búsqueda: que se cumpla la legislación penitenciaria con el acercamiento de los presos a sus lugares de residencia, tal y como reiteradamente ha pedido el Parlamento vasco y con la aplicación sin cicatería de todos aquellos beneficios que el marco normativo permita; que el pasado no se convierta, utilizándolo como un instrumento en la lucha partidista, en un arma arrojadiza, y que la violencia no vuelva a constituir el modo de expresión de nadie, por resultar estéril y absurda. En ese cese de la violencia no puede en modo alguno retrocederse.

Las esperanzas que hoy se han generado no deben verse frustradas. El camino que se inicia en la búsqueda de la paz tiene que ser irreversible. Sólo así, después de tanto inútil sufrimiento, se habrá consolidado la democracia en nuestro país.

Margarita Robles es magistrada de la Audiencia Nacional y fue secretaria de Estado de Interior

   

Publicado en EL PAIS el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Más Opiniones

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:38, Categoría: Opiniones (Comentaristas)

La Tregua” por José María Carrascal

   

Antes de entrar a analizar la tregua anunciada por ETA, que sin duda habrá que hacer con tanta profundidad como amplitud, es preciso dejar claro su procedencia. Se ha hecho: primero, sin el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco; segundo, con la mesa «nacional» de HB en la cárcel; y tercero, con el diario «Egin» cerrado.

O sea, que no llega por concesiones del Gobierno, sino por su firmeza. Si el Gobierno hubiera cedido, como pedían tantos, posiblemente lo máximo que hubiéramos conseguido hubiese sido una tregua todavía más precaria y el crecimiento de los terroristas, que saldrían con mayores exigencias. Esto no lo reconocerán nunca los nacionalistas vascos, pero ahí están los hechos, innegables, que los demás tampoco olvidaremos.

Sobre esta base, cabe ya preguntarse qué hay detrás de la oferta de ETA. ¿Debilidad? ¿Búsqueda de votos para EH ante las próximas elecciones? ¿Un respiro mientras reconstruye sus golpeados cuadros? ¿Adaptación a los nuevos tiempos que surgen tras el encauzamiento del conflicto irlandés? Pues posiblemente todas esas cosas juntas, que tienen un denominador común: el deseo de la paz entre una población harta de violencia. Hasta ahora, ETA apostaba sólo a matar, a amedrentar, y pobre del que dentro o fuera de sus filas sugiriese hacer la más mínima concesión. Se la jugaba. Hoy es ella misma la que adopta esa postura. Posiblemente sea ponerse la piel de oveja sobre su piel de lobo, pero lo importante es que se le haya obligado a ponérsela. Que haya tenido que dejar de matar, siquiera por un tiempo, que no haya conseguido hacer doblar la rodilla al Gobierno, que, en fin, no se haya salido con la suya, pese a sus crímenes y a las melífluas voces de sirena que desde los estamentos más distintos, incluidos los eclesiásticos, se nos venía incitando a ceder. La paz con los violentos no se logra desde la debilidad. La debilidad sólo aumenta su apetito. Es una lección que los demócratas aprendieron en Munich frente a Hitler, pero que aquí muchos no han aprendido todavía. La paz frente a los violentos se logra desde la firmeza, desde el absoluto respeto a la Ley.

Sentado esto, conviene advertir del segundo peligro de esta «tregua-trampa», como la llama el ministro de Interior. Tan erróneo sería creer que ETA ha cambiado de la noche a la mañana como contentarse con el desenmascaramiento de sus motivos e intenciones. ETA ha movido ficha y es necesario reaccionar a su jugada. Quedarse inmóvil le daría la ventaja propagandística que busca. No hay que olvidar que en Euskadi hay bastantes dispuestos a creer en ETA casi tanto como Hillary Clinton cree en la fidelidad de su marido. No importan las veces que les hayan engañado, siempre están dispuestos a creerla otra vez. Es por lo que, sin bajar ni un milímetro la guardia, hay que coger a ETA por la palabra: si realmente está dispuesta a abandonar la violencia, que sea definitivamente. Si la abandona definitivamente, habrá medidas de gracia y plenas garantías de que podrá buscar democráticamente sus objetivos, incluida la independencia de Euskadi, siempre dentro del marco legal. No hay duda de que se abre una oportunidad. No sabemos si pequeña o grande, verdadera o falsa. Pero no puede desaprovecharse. Y la mayor ironía sería que después de haber resistido sus presiones criminales, fuéramos a perder ante su suavidad, auténtica o forzada.

En cualquier caso, que ETA deje de matar, aunque sea sólo por unos días, es una buena noticia para todos, empezando por los más amenazados, los concejales del PP en el País Vasco. Eso sí, hay que estar también preparados para que, en cualquier momento, esa máquina de asesinar en que se ha convertido se ponga de nuevo en marcha. Pero de momento, se la ha forzado a detenerse. Y el mérito es de ese hombre tranquilo y tenaz, Jaime Mayor Oreja, que ha sabido resistir las bombas y los cantos de sirena para mantener su rumbo y llegar a buen puerto. Ese sí que es un vasco que está defendiendo la paz y los intereses de su pueblo.

   

Publicado en ABC el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Pensar” por Federico Jiménez Losantos

   

Pensar se ha convertido en algo muy mal visto en las últimas horas. Parece que el que intenta poner un poco de orden en las sensaciones, las noticias, los entusiasmos y el estrépito es un malvado aguafiestas o algo mucho peor. Aceptémoslo. Pero no renunciemos a lo único que frente al poder nos queda a los ciudadanos. Más vale pasar por malo que aceptar la condición de tonto.

Y si se piensa un poco en medio de la batahola mediática, ¿qué vemos? Pues a unos partidos que no quieren ni la existencia de España, ni su legalidad, ni tampoco su democracia y que, a pesar de que se llaman democráticos, se han unido a los criminales en un frente de tipo electoral al margen de los dos grandes partidos españoles, el PSOE y el PP, que tienen además el apoyo de la mitad de la población vasca. Estamos pues, antes de la tregua, alto el fuego o como quiera llamarse, ante un paso político que sólo puede producir un cierto repelús ético y moral. Porque cuando la condición nacionalista es más importante que el respeto a la vida humana y a la pluralidad política, el repelús se impone.

El alto el fuego llega tras esa ruptura del frente democrático por los nacionalistas y viene presentado como un mérito extraordinario que no sabemos en qué consiste, porque para dejar de asesinar lo único que hay que hacer es precisamente eso: dejar de asesinar. Que los que podían ser asesinados se alegren es natural. Que se entienda ese alivio como prueba de la virtud de los terroristas y de sus aliados nacionalistas resulta un sarcasmo verdaderamente irritante. Las víctimas deben dar las gracias de que no los maten. ¿A quiénes? A quienes no los matan. Pues si ésas son las bases para construir una sociedad vasca plural, libre y democrática, extrañas bases parecen. Extrañísimas.

El comunicado etarra habla de que se ha conseguido una nueva correlación de fuerzas gracias al fracaso de la vía autonómica, esto es, de la vía legal de hacer política en el País Vasco. Si ese fracaso es cierto, si no se limita a la persistencia del terrorismo, sino a la voluntad de los partidos nacionalistas de abandonar la legalidad, habrá que reconocer que quienes dudan de este gesto de ETA, por añadidura en campaña electoral, tienen razones para ello. No se entierran las pistolas pero se anuncia el funeral de la legalidad. Y, además, no es posible dejar de pensar en Argel. Mala cosa, pensar.

     

Publicado en EL MUNDO el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Gracias, muy amables” por Martín Prieto

   

En esta historia de la primera tregua indefinida de ETA tiene que haber algunas cosas que no se han explicado. Xabier Arzalluz empezó asegurando que en el tablero etarra se estaban moviendo algunas fichas; y Joaquín Almunia, en solitario, con un par de narices, y sin explicar a nadie a cuento de qué venía la petición, incita a la banda a la suspensión de la lucha armada. ¡Qué casualidades! La experiencia induce a no confiar en ellas. Todavía no sabemos lo que es esto, pero sí está claro que algunos han cogido con el paso cambiado al presidente José María Aznar (el pobre en el Perú), y al candidato José Borrell, que cada día lo es más.

Ya saben lo que dicen del Brasil: que es el país del futuro y que siempre lo será. Confiemos los esperanzados en que Cristina Narbona le oriente mejor y le proteja de los muchos enemigos que tiene en su propio partido. Un factor táctico clásico y mil veces puesto en práctica con éxito es fijar a tropas adversarias más numerosas con un mínimo de efectivos. ETA, una vez más, tiene a España sujeta por los mismísimos mediante una declaración profusa, confusa y difusa de cuatro folios ante la que, es obvio, cualquier nacido de mujer ha de alegrarse, porque en ella nos perdonan la vida. Muchas gracias, muy amables, quedaremos eternamente reconocidos porque dejen de asesinar a las personas. Se lo vamos a agradecer casi tanto como a Barrionuevo, a Vera y al resto de la Santa Compaña, que dejaron de matar etarras por encargo del señor X. Dos barbarismos no equitativos pero filosóficamente iguales.

La independencia del País Vasco, en estos finales del siglo es cuestión artificial en la Historia de España, hija expósita de la Guerra Civil, que no se la creerían todos los marinos vascos que nos llevaron a América. Dudo que Lope de Aguirre en su locura de los marañones entrando en la Amazonia, entendiera la necesidad de hacer de Euskadi un Estado. Pero así sea si a todos nos conviene. Si España ha de ser desmembrada, que todos los partidos democráticos, nacionalistas o españolazos acuerden que nunca volvamos a matarnos entre nosotros.

Todo esto suena a un disparate en el que nos ha metido la tregua de ETA, pero que nos deja una interrogante: ¿Alguien de ese Gulag del movimiento de liberación vasco, de diseño, estará intentando casar una neurona con otra dándose cuenta de que, a lo peor, nacionalistas y españolistas, pueden empatar en octubre, y que las bestialidades convienen mucho a la literatura, pero que a nada conducen en una sociedad democrática que vota libremente? Abraham Lincoln fue hombre de paz, pero asumió una guerra atroz, la de Secesión, negando a los Estados del Sur su autodeterminación. En este país tan raro necesitamos a alguien con el coraje moral del gran presidente estadounidense que diga que España hace algunos siglos que está hecha. Además ni en el PNV se enteran: la Europa de Maastricht ni es de pueblos ni de regiones, sino de estados. Es centrífuga y no centrípeta.

    

Publicado en EL MUNDO el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“Una oportunidad para que la tregua dé paso a la política” por German Yanke

  

Como ante la tregua hay esperanza (y me refiero más a una sensación general de la opinión pública que a los análisis de los gabinetes políticos), todos querrán colocarse la medalla, aunque lo hagan más o menos veladamente. Y todos tendrán algo de razón, porque los acontecimientos importantes, e incluso las oportunidades que a una sociedad se le abren en determinados momentos, no dependen nunca de una línea causal unívoca y simple, sino de la mezcla y concatenación, y también de los efectos de la oposición, de variados motivos y empresas.

El acontecimiento, y la oportunidad, de hoy, porque hoy comienza «el alto el fuego general» que ETA anunció en su comunicado del miércoles, no tienen su fundamento inmediato en un cambio de los objetivos de la organización terrorista. En el largo comunicado se explicitan con inmoderada contundencia, y hasta con el tono mesiánico de quienes creen que su voluntad última no sólo debería ser la de la mayoría -porque siempre hay que dejar un resto de adversarios para la retórica dialéctica-, sino que, de hecho, será así cuando los velos de la ignorancia o de la maldad de los enemigos sean abatidos: su proyecto, inmutable por el momento, es, naturalmente desde su peculiar punto de vista, el del Pueblo Vasco.

Ser cruel no significa carecer de inteligencia, ni ser mesiánico implica no tener estrategia y esperar simplemente la llegada de una suerte de elemento benefactor que coloque las cosas y las personas en el lugar que se desea. En ese escenario se precisa un agente que, hasta ahora, ha sido la violencia terrorista, con la que se ha pretendido doblegar las voluntades contrarias, que son mayoritarias, y conseguir objetivos mediante la exigida negociación. Como tampoco es inexistente la inteligencia, el cambio de estrategia, dejando a un lado las acciones armadas de modo «total» y por tiempo «indefinido», no evidencia que los dirigentes de ETA hayan advertido que este camino, aún provisional, sea más eficaz para conseguir sus metas -como a menudo se les aconseja con paradójica ingenuidad-, sino más bien que han reparado en el agotamiento táctico de una vía ocupada totalmente, o al menos dominada sin fisuras, por la violencia. Es decir, estoy seguro de que la causa de la tregua no es la convicción moral de que el terrorismo es éticamente inaceptable, sino la constatación de que resulta, hoy y ahora, inconveniente, más perjudicial que beneficioso, para que las cosas (el estado de opinión, la actitud del Gobierno y de los partidos políticos, sus propios apoyos sociales, etcétera) se muevan en la dirección que ETA desea.

Colocar la tregua en esas coordenadas no es, ni mucho menos, devaluar su importancia o limitar el territorio de oportunidades que abre. Para analizar éstas habrá que remontarse un poco en el tiempo y repasar, aunque sea a vuelapluma, algunos de los factores que han podido sustentar ese cambio estratégico. En primer lugar, desde hace ya bastantes años han ido surgiendo voces críticas en el seno del entorno más o menos próximo de ETA acerca de la violencia. Han sido pocas las deserciones de consideración pública y la mayor parte de las críticas ha estado matizada temerosamente, bien porque sólo se aludía a la preponderancia de la lucha armada en el seno de un movimiento que tenía que ser más amplio, bien porque se moderaban las expresiones de rechazo por una particular solidaridad en el mundo abertzale o por la maldad intrínseca del adversario. Lo interesante de esa evolución es que, al intentar abrir el abanico de sus acciones y de su influencia, sus valedores precisaron la relación y el intercambio con otros sectores nacionalistas. El riesgo de aceptar como interlocutores o socios a representantes de HB o de otros organismos bajo su influencia ha sido, y sigue siendo, la tentación de proporcionarles un «incentivo político», según la desafortunada expresión del documento del lehendakari Ardanza sobre la pacificación, que, para moderarles, fuera más allá de las reglas de juego de la democracia. No siempre se ha evitado, y habrá de consignarse en el debe de esta última etapa, pero, de hecho, hay que confirmar que el sindicato nacionalista ELA, Elkarri y, en una última fase, varios partidos políticos han generado una dinámica que ha coadyuvado a la tregua de hoy: si se desea, por las razones que fuere, incluso por inicial ardid, esa compañía, debe evitarse aquello que la espante o la retraiga. Algunos de los últimos asesinatos de ETA demostraron que la violencia quebraba esa estrategia, dificultaba conquistas concretas (como la supremacía nacionalista en el mundo sindical) y generaba malestar en cada vez más amplios sectores.

Un error descomunal de quienes seguían pensando que la violencia era el motor y la vanguardia de los logros radicales, además de una atrocidad moral, fue el secuestro y el asesinato de Miguel Angel Blanco. Al impacto social de las imágenes patéticas de Ortega Lara al ser liberado por la Guardia Civil, se unió el drama vivido en directo por millones de ciudadanos, y de manera muy especial por los vascos, durante el mes de julio del pasado año. El clima político y la desazón social dieron muchas vueltas en los meses siguientes pero quedaba un poso de reforzado rechazo al terrorismo, de un espanto que caló también en militantes (y militantes cualificados) de HB, y formalizó la convicción de que sólo la democracia era el camino válido para defender planteamientos políticos e ideológicos. El terrorismo debía contar desde entonces con el rearme moral de la sociedad.

Cuentan que el ex primer ministro irlandés Reynolds, durante una visita al País Vasco, comentaba que, a diferencia de la lenta evolución del IRA, tenía la impresión de que en ETA, y también en HB, los cambios en la dirección eran constantes y siempre hacia un mayor radicalismo. Sin que la transformación haya sido total, la última Mesa Nacional de HB rompe esa desgraciada tradición ya que, desde el principio, aunque sin condenar en ningún caso la violencia de ETA, trató de ampliar el campo de acción política y buscar una cierta autonomía. No puedo saber si este proceso se hubiera dado sin el encarcelamiento de los anteriores dirigentes de HB ya que alguna reflexión sobre la inoperancia de la «socialización del sufrimiento» y el efecto bumerán de algunas actitudes ya se daba en su seno. De todos modos, no se debe tampoco eliminar del conjunto de causas el éxito importante de recientes acciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado y el cerco policial que hayan supuesto otras medidas, por mucho que algunas me parezcan, si he de ser sincero, más que dudosas.

Podría ampliarse el catálogo, aunque creo que he reseñado los elementos más importantes. Todos ellos han debido tener su peso a la hora de valorar que el terrorismo se convertía en un callejón sin salida y había que dar paso, siquiera provisionalmente, a otras estrategias. La nueva situación, que el recuerdo de las víctimas presenta como tardía y sobre todo insuficiente, tiene, a mi modo de ver, una virtualidad y un peligro. Porque haya tregua los militantes de ETA, que quieren seguir siendo garantes armados de que sus objetivos se van alcanzando, no se convierten en honrados ciudadanos, pero la virtualidad de la nueva situación es lograr, mediante la acción política, que una hipotética vuelta a las armas se perciba en la propia HB como un retroceso, como la quiebra definitiva de un proyecto al que no hay que darle incentivo alguno, sino el marco adecuado de la democracia.

El peligro, por otra parte, es que cada uno de los que ha tenido algún papel en ese complejo conjunto de causas que ha traído consigo la tregua, piense que su participación ha sido la única o la fundamental y actúen en consecuencia. Es decir, que HB piense que ya ha hecho todo lo que tenía que hacer, que los nacionalistas crean que sus vínculos con los grupos más radicales, y con ellos la implantación de más nacionalismo, son el único camino para convertir el alto el fuego en definitivo, que los no nacionalistas se cierren a las exploraciones (o al «experimento», como los primeros federalistas norteamericanos llamaban a su propia Constitución), que el Gobierno crea que basta exclusivamente con el exitoso cerco policial. Exhibir pomposamente las medallas sería desaprovechar la oportunidad, precisamente porque sería abandonar la política.

Germán Yanke es subdirector de EL MUNDO.

   

Publicado en EL MUNDO el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

“La tregua: Aznar mueve la ficha” por Pablo Sebastián

   

El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha reaccionado con diligencia y de manera prudente, pero positiva, al anuncio de la tregua indefinida lanzado por ETA.  Cambiando, en 24 horas, el tono de las primeras reacciones de su Gobierno, marcadas por el escepticismo y la plena desconfianza (Mayor Oreja calificó ayer la oferta de "trampa" y "espejismo"), por una posición mas permeable y moderada. Afirmando que "El gobierno contemplará las posiblidades que puedan abrirse en una situación  fiable del cese de la violencia". Y añadiendo que "no es insensible a las expectativas que la sociedad alimenta en este momento".

Aznar, asumiendo el protagonismo que esta histórica decisión le ofrece, dijo que como presidente del Gobierno seguirá "a la cabeza de ese anhelo compartido" de la paz. Recordando, en su declaración, que cualquier iniciativa política en este terreno debe ser contemplada desde el marco democrático en el que mueven la mayoría de las fuerzas políticas. Y reafirmando que el estatuto vasco y la Constitución siguen siendo "plenamente vigentes".

La posición, prudente pero abierta, de Aznar prueba que el gobierno se está tomando en serio esta situación que ha calado en el conjunto de la sociedad y que podría abrir posiblidades de paz a largo o medio plazo. Acuerdos de importancia crucial para la búsqueda de una solución al problema del terrorismo. Y, junto a ella, alguna fórmula que permita la definitiva articulación en el Estado de las llamadas nacionalidades históricas.

Aunque, de momento, estamos ante los primeros pasos de los que habló ayer el líder del PNV, Xavier Arzallus, que se van a centrar en la confirmación de la tregua por parte de ETA y en  los efectos inmediatos que estos acontecimientos tendrán en las elecciones vascas del próximo 25 de octubre. Difícil y extraño equilibrio el de explorar las posibilidades de paz, sin perder la personalidad política de cada uno en las elecciones que vienen, que pondrá a prueba la habilidad del PP y del PSOE, ante un frente nacionalista que tiene muy claro su mensaje.

En todo caso Aznar (como le gusta decir a él aunque no lo práctica mucho) "movió ficha" y respondió con cierta cautela a la tentadora oferta de ETA. Y lo ha hecho asumiendo, a la vez, el protagonismo que le corresponde, a sabiendas que tiene entre manos una muy difícil pero histórica oportunidad. La que podía consolidar, si triunfa en el intento, su liderazgo político.

A sabiendas de los graves riesgos que estos "primeros pasos" conllevan cuando se trata de avanzar en unas decisiones y negociaciones en las que hoy parece muy difícil, o casi imposible, aventurar un claro desenlace sin que el estruendo de bombas o el sonido de los disparos se vuelva a escuchar. Decíamos ayer que audacia y prudencia son los ingredientes idóneos para abordar la nueva situación creada por este horizonte de paz que hoy parece que va a comenzar.

   

Publicado en estrelladigital.es el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Opiniones en la Prensa Española (18 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:05, Categoría: Opiniones (Editoriales)

Los editoriales se expresaban en estos términos:

PP Y PSOE DEBEN SUPERAR SU PROPIA GUERRA ANTE LA SITUACION INEDITA DE LA TREGUA DE ETA

La tregua ya está aquí. "No es desde luego la paz, pero la cautela no puede llevarse al extremo de negar que nos encontramos ante una situación inédita: un alto el fuego de ETA sin un plazo tasado". Desaparece así el obstáculo principal para iniciar un debate político que incluya también al electorado que se siente representado por HB. "Sería una torpeza hacer como que no pasa nada. La situación ha cambiado y se abren oportunidades que antes no existían". La situación actual es que el conjunto del nacionalismo se acerca al planteamiento clásico de ETA, según el cual es posible "y deseable" modificar la Constitución. En todo caso, esa es un cuestión "que tendrá que ser discutida por todos los partidos políticos, con el peso que les otorguen las urnas y sin primas por la amenaza del terrorismo".

"Después de tantos años de pesadilla terrorista es la hora de los políticos y resulta imprescindible que los dos grandes partidos sean capaces de superar su propia guerra. La situación exige algo más que la cautela proclamada y que la genérica disposición de Aznar a contemplar nuevas posibilidades si la tregua se consolida. Los partidos constitucionales no deben renunciar a su propio punto de vista en el debate planteado por los nacionalistas. Porque no sólo cuentan con apoyo ciudadano para ello, sino con argumentos poderosos". (EL PAIS. EDITORIAL)

SIN ATENTADOS NO HAY QUE TENER PRISA, HASTA QUE SE DISIPE CUALQUIER TENTACION ELECTORALISTA

El alto el fuego anunciado por ETA no tiene precedentes. Del comunicado difundido se deduce que la banda terrorista "no se toma la tregua como una mera finta táctica, sino como un viraje clave, destinado a responder a una situación nueva que viene de un cambio en la correlación de fuerzas". Ante esta nueva situación, "tanto el Gobierno de Aznar como el PSOE se están mostrando a la altura de las circunstancias". Ambos han reaccionado "con velocidad y reflejos". "Se han dado cuenta de que no pueden decepcionar la ilusión expectante que la noticia ha generado en la opinión pública".

Hay tiempo por delante, porque "nada serio puede hacerse hasta que pasen los comicios autonómicos vascos y se disipe cualquier tentación electoralista". "Pero sin muertos, sin atentados, sin secuestros y sin chantajes no hay ninguna razón para la prisa. Así parecen haberlo entendido todos, y nadie se está precipitando. Tanto mejor". (EL MUNDO. EDITORIAL)

UNA TREGUA BAJO SOSPECHA

"¿Cómo interpretar la tregua y el delirante texto que la razona?". El alto el fuego es un "provisional punto final", es "un instrumento al servicio de la ensoñación de un frente nacionalista hegemónico y está apremiada por la inminencia de unas elecciones que no se presagiaban favorables para el conjunto nacionalista". "Además de limitada, restringida, arrogante y vinculada a la prevalencia política de sus tesis, la tregua es lamentablemente tardía: llega ochocientos muertos y treinta años tarde". Pese a ello, "no querríamos entibiar una esperanza, por incierta que ésta nos parezca, ni apagar la equívoca luz que parece titilar al final de un laberíntico túnel".

En cualquier caso, cualquier iniciativa de paz debe ser protagonizada por las fuerzas políticas democráticas españolas: vascas y no vascas. Pero "que la jerga etarra no confunda a nadie". La paz se fundamenta en el respeto a las reglas del juego democrático. La paz no es mera ausencia de violencia: "es respeto a la ley, garantía de las libertades, sometimiento a la voluntad expresada por los votos". (ABC. EDITORIAL)

HAY QUE INTENTARLO: PUEDE SER UNA TRAMPA, PERO TAMBIEN UN INTENTO SINCERO DE ETA

"En estos momentos está tan injustificada la euforia como la descalificación de la tregua". Puede ser una trampa, una finta para ganar tiempo o una maniobra electoral, "pero también puede ser un intento sincero de ETA". Incluso puede ser ambas cosas: una tregua "malintencionada" que luego, por la presión generada por su anuncio en la sociedad vasca, "acabe convirtiéndose en irreversible". La experiencia impone "realismo, prudencia y cautela". En este sentido, la "medidísima" intervención de Aznar "nos parece positiva".

Llega la hora de hablar "de la España plural y descentralizada posible", de hablar del Euskadi posible. Si ETA quiere la paz, lo único que ha de incorporar a la mesa es el abandono de sus armas. Además, está obligada a dar garantías de que todo su mundo se compromete a aceptar que son las urnas y no las pistolas las que otorgan la capacidad de marcar los rumbos de una sociedad. Nuestro deseo es que Aznar "sepa ponerse responsablemente al frente del proceso", que ninguna fuerza que se considere democrática traicione la democracia y que ETA intente, de verdad, servir al conjunto de los ciudadanos de Euskadi. (EL PERIODICO. EDITORIAL)

SE IMPONE LA CAUTELA

"Ayer fue un día para la esperanza en Euskadi y en toda España". En el peor de los casos, "aunque la tregua fuera una simple diversión táctica, la ausencia temporal de la violencia es en sí misma una buena noticia". En cualquier caso, "se impone la cautela", ya que la única garantía es "la palabra de ETA". No obstante, el Gobierno y el PSOE "no pueden ignorar que algo se está moviendo" en Euskadi y en el MNLV. La tregua debe ser estudiada por la Mesa de Ajuria Enea. (LA VANGUARDIA. EDITORIAL)

EL GOBIERNO DEBE TOMAR POSICIONES Y ABANDONAR SUS RETICENCIAS

La estrategia nacionalista y la tregua de ETA obligan ahora a PP y PSOE a actuar. Y, sobre todo, obligan al Gobierno central a tomar posiciones. Después del anuncio de ETA, las reticencias del Ejecutivo ya no se pueden mantener. De una manera o de otra, el Gobierno deberá entrar en dos ámbitos: el de los presos etarras y el de la soberanía. La primera cuestión resultará "dolorosa", pero podría ser lentamente asumible. La segunda es más complicada, ya que PP y PSOE han insistido en que la Constitución y el Estatuto vasco determinan los límites de cualquier negociación. Esta es la gran duda: ¿Serán capaces unos y otros de encontrar fórmulas de acuerdo? Hay que exigir la unidad de los demócratas. (AVUI. EDITORIAL)

LA PAZ DEBE SER UN EMPEÑO DE TODOS

"Si ETA se ha aproximado, desde su propia debilidad y ante una posible regresión electoral del nacionalismo que sería imputable en buena medida a su enconamiento, a una cierta percepción de la realidad, el trayecto habrá sido largo pero estaríamos en condiciones de alentar, no sin cautela, ciertas esperanzas de paz definitiva". No obstante, a pesar de que la tregua es indefinida, no implica la renuncia definitiva a las armas. ETA se ha dirigido a los partidos y fuerzas sociales que, mediante la Declaración de Estella, han ofrecido margen suficiente a la organización terrorista para que, sin perder la cara, deje paso a una situación tan inédita como la actual. "Corresponde a esas fuerzas políticas valorar en qué medida y a qué ritmo desean y pueden conducir con realismo ese proceso político que trataría de lograr alguna forma de soberanía para el País Vasco". No obstante, la consecución de la paz es un empeño común y es exigible que todos los partidos acudan a este debate. (EL CORREO. EDITORIAL)

ES LA HORA DE LA CONSTITUCIÓN

El anuncio de tregua "es una trampa y es una oportunidad". No se puede obviar que la iniciativa no implica una renuncia explícita a la violencia, pero "hay motivos para la esperanza del adiós definitivo de las armas". Aznar insistió ayer en que el Gobierno actuará en el marco de la Constitución y desde la fortaleza del Estado de Derecho, "que es lo que la sociedad reclama". (GACETA. EDITORIAL)

GANAR LA PAZ SERÁ UN CAMINO DIFÍCIL

"El sueño de la paz, el fin del terrorismo, sitúa a todos ante alternativas insoslayables". Es preciso aceptar el desafío de ETA e iniciar, con todas las cautelas, las conversaciones y negociaciones conducentes a acabar definitivamente con la violencia. El camino hasta la paz será largo, contradictorio y complejo. (CINCO DIAS. EDITORIAL)

La 'Tregua Unilateral e Indefinida" en la Prensa Nacional (18 de Septiembre de 1998)

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 3:34, Categoría: La 'Tregua" en la Prensa

El 18 de Septiembre los medios informativos reproducían las distintas reacciones provocadas por el comunicado de la banda asesina. Comprobarán hasta que punto han cambiado algunos… Es que ni se les reconoce… Y sólo han pasado siete años.

AZNAR EXIGE A ETA HECHOS Y NO PALABRAS Y LLAMA A LA UNIDAD DE LOS PARTIDOS

    

El presidente del Gobierno, José María Aznar, respondió ayer desde Lima al anuncio de alto el fuego dado a conocer el miércoles por la banda terrorista ETA. En un comunicado leído en el Palacio de Gobierno tras una rueda de prensa conjunta con el presidente peruano, Alberto Fujimori, Aznar insistió en que el Gobierno "no es insensible a las expectativas que una sociedad con capacidad de conciliación alimenta en este momento", y por ello dijo no desear que "esa esperanza pudiera transformarse en frustración". "No podemos conceder a la organización terrorista el beneficio de la duda", afirmó, e insistió en que si realmente ETA "quiere dar por acabada su trayectoria de muerte debe saber que todo paso de credibilidad que quiera ganar debe ganarlo con hechos y no con declaraciones".

"Sobre ETA y sólo sobre ETA pesa la carga de la prueba. No hay ninguna razón para que los demócratas que promovemos la vía del diálogo y la apertura a la defensa pacífica de todas las opciones nos sintamos ahora sometidos a esa carga", señaló el jefe del Ejecutivo. Estas palabras son interpretadas por EL PAIS como el temor del Gobierno de que recaiga sobre él la responsabilidad de un eventual fracaso de las expectativas que se han abierto.

El presidente del Gobierno señaló que el Ejecutivo contemplará "las nuevas posibilidades que puedan abrirse en una situación consolidada y fiable del cese de la violencia desde su determinación de seguir trabajando por la paz dentro de los espacios de consenso alcanzados por todos los partidos democráticos". "La afirmación cívica y democrática de la sociedad frente a la violencia, la fortaleza del Estado de derecho como garantía de nuestras libertades y nuestro marco constitucional y estatutario han sido las referencias constantes de la búsqueda de la paz y lo siguen siendo plenamente vigentes", subrayó.

Por último, anunció su intención de realizar consultas con todos los partidos democráticos a los que solicitó "un esfuerzo de unidad y de acuerdo en aras a la consecución de la paz y de un futuro común que es, sin duda, patrimonio de todos".

EL DISCURSO DE AZNAR EN LOS DIARIOS

Todos los diarios nacionales se hacen eco en sus portadas, y desarrollan en páginas interiores las palabras del presidente del Gobierno sobre el anuncio de tregua de ETA. EL PAIS destaca que la declaración de Aznar, en palabras de uno de sus colaboradores, pretende desmontar lo que se considera una maniobra de propaganda de ETA y su entorno, con colaboración de los partidos nacionalistas e IU, ante las próximas elecciones vascas.

EL MUNDO considera que las palabras del presidente habían sido medidas al milímetro a fin de que en ellas se vislumbrara una mezcla de firmeza, esperanza y generosidad, todo ello en un trasfondo de máxima precaución. Según este diario, Aznar fue asesorado por el ministro portavoz, Josep Piqué, y por el secretario general de Presidencia, Javier Zarzalejos. En la misma línea, ABC destaca que se trató de una declaración preparada con esmero desde que 24 horas antes conociera el anuncio de alto el fuego de ETA. Todos los rotativos informan que el presidente del Gobierno, tras leer su declaración, no admitió preguntas de los periodistas.

Por otro lado, el jefe del Ejecutivo ha decidido adelantar doce horas su regreso a Madrid, de forma que se pueda incorporar a su despacho el sábado 19.

MAYOR OREJA ANUNCIA QUE LA SINCERIDAD DE LA TREGUA SE EVALUARA TRAS LAS ELECCIONES DEL 25 DE OCTUBRE

El ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, leyó ayer en la sede de su departamento una declaración, en nombre del Gobierno, sobre la tregua de ETA. El Ejecutivo, según el ministro, quiere trasladar "la necesidad de poner el acento en la cautela y en la prudencia". "El tiempo será el juez que determine la sinceridad, la autenticidad, la profundidad" del mensaje de ETA, insistió, a la vez que anunció que esa sinceridad será evaluada por la sociedad y los partidos democráticos tras las elecciones autonómicas vascas del 25 de octubre. Asimismo, Mayor Oreja subrayó que todos los avances en la pacificación del País Vasco "se fundamentan, se han fundamentado y se fundamentarán en la fortaleza del Estado democrático de derecho".

EL MUNDO destaca que el comunicado del titular de Interior evitó expresiones como la de "tregua-trampa". Al igual que EL PAIS, este rotativo reitera que las palabras del ministro coincidieron sustancialmente con el posterior mensaje del presidente del Gobierno.

En la misma línea, la ministra de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, insistió en mantener prudencia ante el anuncio de ETA y "si se enmarca dentro de la Constitución y de las leyes". Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, advirtió que "dejar de matar no significa alcanzar la paz" y destacó el hecho de que se haya recuperado la unión de los partidos democráticos. Matutes reiteró la necesidad de mantener la cautela si bien destacó la importancia de que la tregua se haya presentado como "incondicional e indefinida".

GOBIERNO Y PSOE COINCIDEN EN QUE EL UNICO MARCO POSIBLE DE NEGOCIACION ES LA CONSTITUCION

El ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, se reunió ayer con el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia; el candidato a la Presidencia del Gobierno, José Borrell; y el portavoz en la comisión de Justicia e Interior del Congreso, Juan Alberto Belloch. Tras la reunión, PP y PSOE leyeron sendos comunicados en respuesta al anuncio de alto el fuego de ETA. Los dos comunicados recuerdan que el marco de cualquier proceso es el de la Constitución y el Estatuto vasco. El mensaje del PP, extraordinariamente moderado, según EL PAIS, reitera su respaldo a la política antiterrorista del Gobierno, y pide prudencia y cautela apara "no alentar falsas expectativas".

En términos parecidos, el PSOE recuerda que ETA ya ha recurrido al anuncio de tregua en anteriores ocasiones y que no basta con un cese temporal de asesinatos para hablar de paz. Asimismo, piden al Gobierno que lidere una actitud unitaria de los demócratas "que queremos defender la paz y el modelo de convivencia que todos establecimos en la Constitución y en las leyes".

EL PSOE INSTARÁ AL GOBIERNO A QUE ATRAIGA A SUS POSICIONES A LOS NACIONALISTAS MODERADOS

El PSOE insistirá en la necesidad de que el Gobierno atraiga al nacionalismo vasco moderado hacia sus propias posiciones, evitando así que se consolide su alianza con HB ante la nueva etapa en la que quizá deba gestionarse un proceso de paz para el País Vasco, informa EL PAIS. Los socialistas consideran imprescindible que el Ejecutivo rompa con la actual tendencia de separar a las fuerzas democráticas en dos bloques: PP y PSOE por un lado, y por otro los partidos firmantes del Pacto de Estella.

Este diario destaca que tras la reunión que mantuvo ayer el titular de Interior con los representantes del PSOE estos últimos mostraron su preocupación al percibir que el Ejecutivo no tiene una respuesta preparada a la oferta de ETA. El principal partido de la oposición baraja la hipótesis de que Mayor Oreja carezca de alguna información que sí tienen el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el vicepresidente primero, Francisco Alvarez Cascos.

Respecto al encuentro, EL MUNDO informa que se analizaron medidas de carácter instrumental que permitirán un adecuado funcionamiento del acuerdo de colaboración entre Gobierno y PSOE.

El candidato a la presidencia del Gobierno, José Borrell, se congratuló de la disposición de Aznar a reunirse con los partidos democráticos, si bien dijo que si se hubiera atendido antes los requerimientos que le hizo el PSOE "ahora estaríamos en mejor situación" para dar una respuesta a la tregua de ETA. "Sorprende el autismo de quien hasta hace poco parecía más preocupado por 'ningunear' a los socialistas que por las iniciativas que le pedíamos que tomara", dijo.

ARZALLUZ: "ETA HA DADO UN PASO MUY IMPORTANTE Y NADA FACIL"

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, leyó ayer un breve comunicado de su partido en referencia al anuncio de alto el fuego de ETA. Arzalluz calificó de "muy importante y nada fácil" la decisión de la banda terrorista "dados los condicionantes" de esta organización, y emplazó a las fuerzas políticas y sociales a dar "pasos decisivos" porque depende de todos que la iniciativa "culmine en una solución definitiva". El PNV considera la noticia como "el primer paso de una larga carrera de obstáculos.

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, elogió la declaración del presidente del Gobierno y deseó que el Gobierno siga en la dirección marcada por José María Aznar.

Mientras, el lehendakari José Antonio Ardanza hizo un llamamiento para que "nadie se quede al margen de este proceso" y emplazó a las fuerzas políticas a dirigirse a él si creen conveniente la convocatoria de la Mesa de Ajuria Enea. El vicelehendakari Juan José Ibarretxe apeló a todos los partidos para que trabajen en común para conseguir la paz. El consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan María Atutxa, situó el comunicado de ETA como el punto de un "camino sin retroceso" y advirtió del peligro de que puedan aparecer "manos negras", aunque insistió en que si existe voluntad política eso no estropeará el proceso.

PP Y PSOE DEL PAÍS VASCO DESTACAN LA MOVILIZACIÓN SOCIAL Y EL ACOSO JUDICIAL Y POLICIAL COMO DESENCADENANTES DE LA TREGUA DE ETA

Mientras, el presidente del PP en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, indicó que el anuncio de ETA responde a que se sentía "acorralada por el Estado de derecho y ha tenido que reaccionar ante la firmeza policial y judicial". Iturgaiz insistió en que el anuncio no significa el abandono definitivo de las armas y reiteró la validez de la Constitución y el Estatuto de Guernica.

El secretario general del PSOE en Euskadi, Nicolás Redondo Terreros, reclamó que sea el Gobierno quien lidere, con el apoyo de todos los partidos democráticos, "un proceso que pueda llevarnos definitivamente a la paz". Redondo Terreros insistió en que el comunicado de ETA debe situarse en la unidad que surgió del espíritu de Ermua.

Desde EA, Carlos Garikoetxea, pidió a ETA y al Estado que respeten la "voluntad mayoritaria" de los vascos. El secretario general de UA, Pablo Mosquera, se mostró abierto al diálogo pero sin claudicación, y señaló que su formación no asumirá los planteamientos nacionalistas recogidos en la Declaración de Estella. Javier Madrazo, de IU-EB, indicó que PP y PSOE deben ahora dar pasos hacia delante y "promover gestos de distensión".

Por otra parte, el presidente de la comunidad foral Navarra, Miguel Sanz, insistió en que los navarros será "los únicos que podrán decidir sobre el futuro político" de esta comunidad. "Nadie ajeno a Navarra pude definir el futuro de nuestra comunidad", insistió en alusión al mensaje lanzado por ETA en su comunicado del miércoles pasado.

HB ADVIERTE QUE LA TREGUA NO SIGNIFICA LA LLEGADA DE LA PAZ A EUSKADI

La Mesa Nacional de HB se reunió ayer en Pamplona para analizar el alto el fuego decretado por la banda terrorista ETA. El dirigente de esta formación Joseba Permach insistió en que es una "buena noticia" pero que no significa que haya "llegado la paz a Euskal Herria", debido a la existencia de "600 presos dispersados en los Estados español y francés", la presencia de la Policía y la Guardia Civil "para mantener la represión" y, sobre todo, porque España y Francia "se niegan a reconocer" que el pueblo vasco "tiene derecho a decidir libremente su futuro". Para el ex portavoz de la coalición Jon Idígoras, el alto el fuego representa un momento histórico que no tiene vuelta atrás y que no ha llegado por casualidad. Mientras, Arnaldo Otegi señaló que se trata de una iniciativa valiente y arriesgada, y aclaró que ETA ha sustituido la vía de la confrontación violenta por otra de métodos democráticos, siempre que a este país "se le ofrezcan garantías de que puede ejercitar los derechos nacionales que le corresponden.

IU DICE QUE SE DAN LAS CONDICIONES FIJADAS EN AJURIA ENEA PARA ABRIR LA NEGOCIACIÓN

La portavoz del grupo parlamentario de IU, Rosa Aguilar, destacó que la tregua de ETA cumple el punto 10 de Pacto de Ajuria Enea que exigía el cese de las armas para iniciar una salida dialogada al conflicto, e instó al Gobierno a reunirse con los partidos para impulsar el objetivo de paz. Víctor Ríos insistió en que el Parlamento que salga tras las elecciones del 25 de octubre jugará un papel clave en la consecución de un final dialogado con ETA.

PUJOL PIDE APROVECHAR LA TREGUA PESE AL RIESGO DE ENGAÑO

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, calificó el anuncio de tregua de ETA de "positivo y esperanzador", y abogó por aprovechar la situación para iniciar el camino hacia la paz en el País Vasco incluso asumiendo el riesgo de que sea una trampa o un engaño de ETA. Pujol pidió al PP y al PSOE que unifiquen sus posturas respecto al terrorismo y no caigan en la tentación de utilizar la tregua para agredirse mutuamente en clave electoralista.

El secretario general de los socialistas catalanes, Narcís Serra, consideró un "gesto insuficiente" la tregua de ETA, mientras que el presidente del PP catalán, Alberto Fernández, reclamó "prudencia y cautela" ante el anuncio de ETA.

UGT PIDE NO BAJAR LA GUARDIA, CCOO INSISTE EN RECUPERAR LA INICIATIVA DEL PROCESO DE PAZ

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, mostró ayer su desconfianza ante el alto el fuego decretado por ETA y expresó la necesidad de que el Estado "no baje la guardia" ante el fenómeno terrorista. Desde CCOO, Javier Doz, insistió en que es necesario que las fuerzas democráticas recuperen la iniciativa del proceso de paz y defiendan una amplia convergencia de las propuestas en marcha.

AUDIENCIA NACIONAL, CGPJ Y DEFENSOR DEL PUEBLO, SATISFECHOS Y ESPERANZADOS

El presidente de la Audiencia Nacional, Clemente Auger, acogió con satisfacción y cautela el anuncio de tregua y advirtió que no alterará el funcionamiento normal de esta institución en la lucha contra el terrorismo. El portavoz del CGPJ, Benigno Varela, insistió en que si la noticia corresponde a una realidad debe ser recibida con esperanza. Mientras, Fernando Alvarez de Miranda, Defensor del Pueblo, dijo que se trataba de un paso positivo "siempre que no sea una simple añagaza electoral".

LA MAYORÍA DE LOS ESPAÑOLES NO SE FÍA DE LA TREGUA DE ETA, SEGÚN UN SONDEO DE TELECINCO

Un porcentaje mayoritario de los españoles, el 44,2%, no se fía del anuncio de tregua hecho público por ETA, según los datos de una encuesta de Sondaxe difundida ayer por Telecinco en su informativo de las 20,30 horas. El 29,7% sí considera que la tregua puede conducir a una paz definitiva. Asimismo, el 39,2% de los encuestados estima que se trata de una trampa, mientras que el 23,2% cree que es una oferta sincera. La encuesta fue realizada telefónicamente a 400 personas mayores de edad y tiene un porcentaje de error del 5%.

GERRY ADAMS RECOMIENDA AL GOBIERNO ESPAÑOL QUE NO RETRASE LA NEGOCIACION

El líder del Sinn Fein, Gerry Adams, animó ayer a todos los partidos y al Gobierno español a participar en un "diálogo sustantivo y una negociación" para aprovechar la "oportunidad que existe para una paz duradera". En un comunicado Adams pide al Ejecutivo español que "saque conclusiones" del proceso de paz norirlandés y se comprometa a iniciar cuanto antes "negociaciones" con ETA.

Mientras, la presidenta de la República de Irlanda, Mary McAleese, calificó la tregua de ETA como un paso hacia la paz, y dejo comprender es escepticismo de los vascos y españoles ante el anuncio. "Si miran hacia nuestra experiencia en Irlanda del Norte verán que las treguas han sido importantes para construir pasos en el camino hacia la paz", dijo.

Desde Francia, el anuncio de ETA fue recibido con cautela, aunque el Gobierno, en un comunicado, indicó que "todo lo que pueda permitir acabar con la violencia es positivo" y pidió que la noticia se confirme con hechos. En la misma línea, el Gobierno británico afirmó que ETA debe demostrar que la renuncia a la violencia es auténtica.

El presidente cubano Fidel Castro acogió con satisfacción el comunicado de la banda terrorista ETA, según dijo en La Habana el vicepresidente de la Internacional democristiana, Josep Antoni Duran, de visita en la isla. El Gobierno ruso destacó la esperanza que se abre en nuestro país que "podrá desembocar en una solución pacífica y política". El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Miguel Angel Burelli, dijo estar "gratísimamente sorprendido y esperanzado" por el anuncio que podrá conducir a la paz.