El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Opiniones en la Prensa Española (18 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:05, Categoría: Opiniones (Editoriales)

Los editoriales se expresaban en estos términos:

PP Y PSOE DEBEN SUPERAR SU PROPIA GUERRA ANTE LA SITUACION INEDITA DE LA TREGUA DE ETA

La tregua ya está aquí. "No es desde luego la paz, pero la cautela no puede llevarse al extremo de negar que nos encontramos ante una situación inédita: un alto el fuego de ETA sin un plazo tasado". Desaparece así el obstáculo principal para iniciar un debate político que incluya también al electorado que se siente representado por HB. "Sería una torpeza hacer como que no pasa nada. La situación ha cambiado y se abren oportunidades que antes no existían". La situación actual es que el conjunto del nacionalismo se acerca al planteamiento clásico de ETA, según el cual es posible "y deseable" modificar la Constitución. En todo caso, esa es un cuestión "que tendrá que ser discutida por todos los partidos políticos, con el peso que les otorguen las urnas y sin primas por la amenaza del terrorismo".

"Después de tantos años de pesadilla terrorista es la hora de los políticos y resulta imprescindible que los dos grandes partidos sean capaces de superar su propia guerra. La situación exige algo más que la cautela proclamada y que la genérica disposición de Aznar a contemplar nuevas posibilidades si la tregua se consolida. Los partidos constitucionales no deben renunciar a su propio punto de vista en el debate planteado por los nacionalistas. Porque no sólo cuentan con apoyo ciudadano para ello, sino con argumentos poderosos". (EL PAIS. EDITORIAL)

SIN ATENTADOS NO HAY QUE TENER PRISA, HASTA QUE SE DISIPE CUALQUIER TENTACION ELECTORALISTA

El alto el fuego anunciado por ETA no tiene precedentes. Del comunicado difundido se deduce que la banda terrorista "no se toma la tregua como una mera finta táctica, sino como un viraje clave, destinado a responder a una situación nueva que viene de un cambio en la correlación de fuerzas". Ante esta nueva situación, "tanto el Gobierno de Aznar como el PSOE se están mostrando a la altura de las circunstancias". Ambos han reaccionado "con velocidad y reflejos". "Se han dado cuenta de que no pueden decepcionar la ilusión expectante que la noticia ha generado en la opinión pública".

Hay tiempo por delante, porque "nada serio puede hacerse hasta que pasen los comicios autonómicos vascos y se disipe cualquier tentación electoralista". "Pero sin muertos, sin atentados, sin secuestros y sin chantajes no hay ninguna razón para la prisa. Así parecen haberlo entendido todos, y nadie se está precipitando. Tanto mejor". (EL MUNDO. EDITORIAL)

UNA TREGUA BAJO SOSPECHA

"¿Cómo interpretar la tregua y el delirante texto que la razona?". El alto el fuego es un "provisional punto final", es "un instrumento al servicio de la ensoñación de un frente nacionalista hegemónico y está apremiada por la inminencia de unas elecciones que no se presagiaban favorables para el conjunto nacionalista". "Además de limitada, restringida, arrogante y vinculada a la prevalencia política de sus tesis, la tregua es lamentablemente tardía: llega ochocientos muertos y treinta años tarde". Pese a ello, "no querríamos entibiar una esperanza, por incierta que ésta nos parezca, ni apagar la equívoca luz que parece titilar al final de un laberíntico túnel".

En cualquier caso, cualquier iniciativa de paz debe ser protagonizada por las fuerzas políticas democráticas españolas: vascas y no vascas. Pero "que la jerga etarra no confunda a nadie". La paz se fundamenta en el respeto a las reglas del juego democrático. La paz no es mera ausencia de violencia: "es respeto a la ley, garantía de las libertades, sometimiento a la voluntad expresada por los votos". (ABC. EDITORIAL)

HAY QUE INTENTARLO: PUEDE SER UNA TRAMPA, PERO TAMBIEN UN INTENTO SINCERO DE ETA

"En estos momentos está tan injustificada la euforia como la descalificación de la tregua". Puede ser una trampa, una finta para ganar tiempo o una maniobra electoral, "pero también puede ser un intento sincero de ETA". Incluso puede ser ambas cosas: una tregua "malintencionada" que luego, por la presión generada por su anuncio en la sociedad vasca, "acabe convirtiéndose en irreversible". La experiencia impone "realismo, prudencia y cautela". En este sentido, la "medidísima" intervención de Aznar "nos parece positiva".

Llega la hora de hablar "de la España plural y descentralizada posible", de hablar del Euskadi posible. Si ETA quiere la paz, lo único que ha de incorporar a la mesa es el abandono de sus armas. Además, está obligada a dar garantías de que todo su mundo se compromete a aceptar que son las urnas y no las pistolas las que otorgan la capacidad de marcar los rumbos de una sociedad. Nuestro deseo es que Aznar "sepa ponerse responsablemente al frente del proceso", que ninguna fuerza que se considere democrática traicione la democracia y que ETA intente, de verdad, servir al conjunto de los ciudadanos de Euskadi. (EL PERIODICO. EDITORIAL)

SE IMPONE LA CAUTELA

"Ayer fue un día para la esperanza en Euskadi y en toda España". En el peor de los casos, "aunque la tregua fuera una simple diversión táctica, la ausencia temporal de la violencia es en sí misma una buena noticia". En cualquier caso, "se impone la cautela", ya que la única garantía es "la palabra de ETA". No obstante, el Gobierno y el PSOE "no pueden ignorar que algo se está moviendo" en Euskadi y en el MNLV. La tregua debe ser estudiada por la Mesa de Ajuria Enea. (LA VANGUARDIA. EDITORIAL)

EL GOBIERNO DEBE TOMAR POSICIONES Y ABANDONAR SUS RETICENCIAS

La estrategia nacionalista y la tregua de ETA obligan ahora a PP y PSOE a actuar. Y, sobre todo, obligan al Gobierno central a tomar posiciones. Después del anuncio de ETA, las reticencias del Ejecutivo ya no se pueden mantener. De una manera o de otra, el Gobierno deberá entrar en dos ámbitos: el de los presos etarras y el de la soberanía. La primera cuestión resultará "dolorosa", pero podría ser lentamente asumible. La segunda es más complicada, ya que PP y PSOE han insistido en que la Constitución y el Estatuto vasco determinan los límites de cualquier negociación. Esta es la gran duda: ¿Serán capaces unos y otros de encontrar fórmulas de acuerdo? Hay que exigir la unidad de los demócratas. (AVUI. EDITORIAL)

LA PAZ DEBE SER UN EMPEÑO DE TODOS

"Si ETA se ha aproximado, desde su propia debilidad y ante una posible regresión electoral del nacionalismo que sería imputable en buena medida a su enconamiento, a una cierta percepción de la realidad, el trayecto habrá sido largo pero estaríamos en condiciones de alentar, no sin cautela, ciertas esperanzas de paz definitiva". No obstante, a pesar de que la tregua es indefinida, no implica la renuncia definitiva a las armas. ETA se ha dirigido a los partidos y fuerzas sociales que, mediante la Declaración de Estella, han ofrecido margen suficiente a la organización terrorista para que, sin perder la cara, deje paso a una situación tan inédita como la actual. "Corresponde a esas fuerzas políticas valorar en qué medida y a qué ritmo desean y pueden conducir con realismo ese proceso político que trataría de lograr alguna forma de soberanía para el País Vasco". No obstante, la consecución de la paz es un empeño común y es exigible que todos los partidos acudan a este debate. (EL CORREO. EDITORIAL)

ES LA HORA DE LA CONSTITUCIÓN

El anuncio de tregua "es una trampa y es una oportunidad". No se puede obviar que la iniciativa no implica una renuncia explícita a la violencia, pero "hay motivos para la esperanza del adiós definitivo de las armas". Aznar insistió ayer en que el Gobierno actuará en el marco de la Constitución y desde la fortaleza del Estado de Derecho, "que es lo que la sociedad reclama". (GACETA. EDITORIAL)

GANAR LA PAZ SERÁ UN CAMINO DIFÍCIL

"El sueño de la paz, el fin del terrorismo, sitúa a todos ante alternativas insoslayables". Es preciso aceptar el desafío de ETA e iniciar, con todas las cautelas, las conversaciones y negociaciones conducentes a acabar definitivamente con la violencia. El camino hasta la paz será largo, contradictorio y complejo. (CINCO DIAS. EDITORIAL)