El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Editoriales en la Prensa Española (19 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:26, Categoría: Opiniones (Editoriales)

Cuatro editoriales abordan la cuestión en los diarios más importantes de España. Llama poderosamente el periódico de Franco, ahora al servicio de ERC, antes al del felipismo.

LA IGLESIA PODRIA SER UN EXCELENTE MEDIADOR PARA ALCANZAR LA PAZ

Las declaraciones de los obispos vascos han supuesto un "atinado apunte". En efecto, "es esencial que la sociedad haga valer su ansia de paz y fuerce a los políticos a encontrar el terreno del acuerdo". "Esta es también la hora de la Iglesia católica". "Durante muchos años, ha hecho- con acierto y sentido de la oportunidad desiguales- un esfuerzo tenaz por no romper definitivamente amarras con ningún sector del pueblo vasco", y "ha pagado por ello un coste elevado". "La Iglesia ha conseguido llegar al momento presente en excelentes condiciones para desempañar un importante papel de mediador, si es requerida para ello". Además, cuenta con la ventaja añadida de que "al carecer de intereses electorales que puedan interferir en su labor, cuanto haga o deje de hacer quedará libre de cualquier sospecha de partidismo". "Es una valiosa garantía". (EL MUNDO. Editorial)

LA AUTODETERMINACION CHOCA CON LA LOGICA DE LA CONSTITUCION

"Considerar al pueblo vasco sujeto al derecho de autodeterminación equivale a la vejación de creerle sometido a una situación colonial". Además, la autodeterminación plantea la "dificultad insalvable de a quién corresponde su ejercicio y cuáles son sus límites". "Este delirio tropieza con la lógica democrática de la Constitución". "Los españoles se autodeterminaron cuando la respaldaron masivamente. Ni los vascos ni ninguna otra comunidad tienen reconocido el derecho de secesión". No pueden tenerlo porque sólo al conjunto del pueblo español correspondería otorgárselo. "No es, como los nacionalismos pretenden, una cuestión sólo de vascos". Además, nada más lejano a la cultura del PNV que esa historia de la autodeteminación que invoca el comunicado etarra. (ABC. Editorial)

LA DECLARACION DE AZNAR HA OFRECIDO EL TONO JUSTO, AL IGUAL QUE LA DE LOS OBISPOS VASCOS

Las palabras de Aznar desde Perú "serias, institucionales, pero receptivas a la nueva situación, han ofrecido el tono justo y combinado con habilidad la defensa de los valores de la democracia institucional y la necesaria flexibilidad que deje abiertas e intactas todas las ilusiones y expectativas que se han creado al calor del alto el fuego". Además, ha realizado el gesto de adelantar su regreso "para reforzar la imagen de su valoración de un momento histórico que requiere atención inmediata y no el recurso de ganar tiempo". Por otra parte, "no se esperaba menos" de la declaración de la Iglesia vasca. "Pero tampoco más". Los obispos tienen una oportunidad para volcar las energías del clero vasco ofreciendo un espacio común a víctimas y verdugos. Pero "no deberían caer en la tentación e implicarse en la práctica de los diálogos que están por venir ni presionar en una u otra dirección". La Mesa de Ajuria Enea "podría ser el marco ideal" para que los partidos expresen sus iniciativas, y el PNV desvele "los aspectos de las conversaciones previas con HB y su entorno". (EL CORREO. Editorial)

AZNAR HA ACERTADO

"El presidente Aznar ha acertado plenamente al anunciar su intención de ponerse al frente del posible proceso de paz y llamar a su lado a todas las fuerzas democráticas". "Muy pocos creen que la cuestión competa sólo a su Gobierno. Si la tregua se mantiene, la mayoría de los españoles quiere una negociación con todos los partidos. Pero las conversaciones serán extremadamente difíciles". "La sangre vertida por ETA pesa mucho en los ciudadanos y éstos dejan un margen de maniobra muy estrecho a Aznar y a la Mesa de Ajuria Enea al recordarles que no quieren que los presos vascos salgan a la calle ni siquiera tras una hipotética entrega de armas". El camino por recorrer es "estrecho, inseguro y tremendamente difícil". (EL PERIODICO. Editorial)