El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Repugnante Equidistancia de Javier Madrazo

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:39, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

Comprueben ustedes mismos el ejercicio de cinismo presentado por Madrazo en las páginas del diario EL MUNDO. Con la perspectiva del tiempo todo se entiende "clarito"… El mismo discurso en aquella tregua trampa y en la que ahora vivimos…

La Paz en Euskadi, Más Cerca por Javier Madrazo

   

Como dirigente de Izquierda Unida/Ezker Batua y ciudadano vasco de a pie, padre de dos hijos de corta edad, he de admitir que el pasado miércoles fue uno de los días más felices de mi vida. El motivo no puede ser más obvio. El anuncio de una tregua indefinida y sin condiciones por parte de ETA marca un hito en la historia de nuestra comunidad, y abre la puerta a un nuevo escenario político y social, que puede poner punto final a 30 años de dolor y sufrimiento.

No puedo negar tampoco que a medida que las noticias y las reacciones nos llegaban puntuales a través de los medios de comunicación, mi primer pensamiento estuvo dedicado a todas aquellas personas y familias que han sido víctimas del zarpazo del terrorismo. Este recuerdo a quienes han sido protagonistas de nuestro pasado más sombrío me reafirmó, una vez más, en nuestra apuesta por la paz y el diálogo como única resolución válida al llamado conflicto vasco.

En este momento, es preciso que todas las partes implicadas en el proceso, partidos políticos, agentes sociales y la propia sociedad, tomemos conciencia de nuestro papel y actuemos en consecuencia. No podemos dejar pasar esta oportunidad porque la ciudadanía de Euskadi no nos lo perdonaría nunca y, además, con toda la razón. Creo que ha llegado la hora de la verdad, aquella que todos estábamos esperando para trabajar decididamente y con coraje por la pacificación y la normalización de Euskadi. Izquierda Unida/Ezker Batua estará ahí, en primera línea, y con nosotros también Izquierda Unida federal, que al día de hoy es la única fuerza política del Estado que prima la reconciliación sobre intereses partidistas y electorales.

En este sentido, debo hacer un emplazamiento público al PP y al PSOE, a los que invito a reflexionar sobre el anuncio de ETA y las repercusiones políticas y sociales de éste. Deseo que estas dos fuerzas demuestren visión de Estado y se sumen sin miedo a un proceso de paz que necesita de su concurso para llegar a buen puerto y poder cerrar definitivamente el conflicto vasco. El presidente Aznar y el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, no pueden escudarse por más tiempo en palabras vagas como prudencia, cautela o escepticismo. Tienen que arriesgar, actuar con audacia e imaginación, superando la etapa de desconcierto y cierre de filas en la que se hallan inmersos.

Es cierto que son muchos años de un único discurso, y precisamente por ello aún necesitarán tiempo para adecuarse a esta nueva etapa. Ahora bien, que sepan que el clamor por la paz no sólo existe en Euskadi sino que éste se extiende al conjunto del Estado. El inmovilismo y el enquistamiento son siempre malos compañeros de viaje, máxime cuando nos encontramos en el inicio de un período especialmente dulce para quienes hemos convivido durante tres largas décadas con el temor a una acción terrorista.

En este sentido, a nadie se le escapa que por primera vez en mucho tiempo los concejales del Partido Popular en Euskadi pueden salir a la calle sin miedo. Sólo por este hecho, el Gobierno debe reflexionar y propiciar, a su vez, gestos de distensión, que contribuyan a extender el optimismo y la esperanza. El acercamiento de todos los presos a sus lugares de origen es una reivindicación legal y humana que el Partido Popular debe atender sin más dilación, demostrando así un nuevo talante político más acorde con este contexto de cese de la violencia.

El Gobierno de José María Aznar y el PSOE no tienen argumentos de peso para cerrar los ojos a esta realidad. El punto décimo del Pacto de Ajuria Enea se ha cumplido, tal y como ellos han demandado siempre, y por fin ETA ha dado muestras inequívocas de abandono de la violencia. Ahora, por tanto, ha llegado el turno de desbloquear el debate sobre otros aspectos recogidos en un Acuerdo suscrito hace 10 años. El punto octavo, y el PP y el PSOE lo saben muy bien, reconoce «la legitimidad de todas las ideas, expresadas democráticamente, que tienen en el marco parlamentario la vía de defensa y, en su caso, de incorporación al ordenamiento jurídico de cualquier reivindicación».

Es decir, el Pacto de Ajuria Enea admite implícitamente el respeto a la voluntad popular libremente expresada y le concede, de hecho, carta de naturaleza para modificar el statu quo actual, incluida la Constitución y el Estatuto de Autonomía. En cualquier caso, no puedo dejar pasar la oportunidad que me brinda este diario para mostrar mi estupor ante la defensa acérrima que el Partido Popular y el PSOE hacen en la actualidad de estos dos textos, cuando son ellos los responsables directos de la violación de artículos esenciales de éstos, que hacen referencia a cuestiones de índole social o desarrollo del autogobierno. Es ésta una prueba de cinismo sin límite, máxime en boca de aquellos que han defendido la guerra sucia y han amparado un régimen basado en el nepotismo y la corrupción.

De todos modos, no es éste el momento apropiado para mirar hacia atrás. Al contrario, tenemos un futuro importante por delante y ahora basta con mostrar flexibilidad y una disposición favorable al consenso. Este es el reto que nos ocupará en las próximas semanas, y estoy convencido de que el Gobierno del PP y el PSOE recibirán infinidad de propuestas de sus homónimos europeos y organismos internacionales, instándoles a que no renuncien a la consecución de la paz de Euskadi.

El pacto de Ajuria Enea les ofrece una cobertura política y social para que avancen, junto con todos los representantes legítimos del pueblo vasco, en la senda del diálogo y el reconocimiento de la soberanía popular.

Una vez que ETA ha decretado un cese indefinido de la violencia, es tiempo de sentarnos a hablar. El único límite, y así lo ha defendido siempre Izquierda Unidad/Ezker Batua, queda definido por la palabra de la sociedad, a la que hay que dar voz y autoridad. Debemos profundizar unidos en la democracia y en el régimen de libertades sin la presión de las armas, pero también sin el temor a perder posiciones políticas o réditos partidistas.

    

Publicado en EL MUNDO el 19 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.