El Blog

Calendario

<<   Julio 2006    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

El inestimable apoyo del PSOE al Gobierno de la Nación

Por Narrador - 3 de Julio, 2006, 5:09, Categoría: General

Se habla mucho, por parte del "Presidente Accidental" y sus acólitos, de la lealtad prestada por el PSOE al Gobierno de la Nación presidido por José María Aznar. Sólo tres días después de conocerse el anuncio de "tregua indefinida" Felipe González se refería así al Presidente del Gobierno en ejercicio y la tregua etarra. He elegido dos medios: EL MUNDO y LA VANGUARDIA para que no se diga que sólo figuran los enemigos del PSOE y quien fuera denominado por Julio Anguita como "Mister X".

González acusa a Aznar de «hacer de Tarzán en el Amazonas» tras la tregua

  

El ex presidente afirma que la derecha pretende ahora «quitarles el honor y la dignidad» a Barrionuevo y Vera

BOLONIA.- Las primeras manifestaciones de Felipe González sobre la tregua indefinida de ETA se produjeron ayer en Bolonia, donde el ex presidente del Gobierno se atribuyó el mérito de haber anticipado la «esperanzadora noticia», y cuestionó abiertamente la actitud de José María Aznar.

«El Gobierno de Clinton ha reaccionado mejor que el nuestro, incluso el portavoz de la Casa Blanca ha sido el primero en felicitarnos por la tregua. Mientras esto sucedía, otros se dedicaban a hacer de Tarzán en la selva del Amazonas», señaló González, en alusión al viaje de Aznar por Perú y Colombia.

«Me permito recordar que hace unos meses, en mayo, anuncié en un artículo distribuido por Europa Press que esta noticia de la tregua podría suceder. Y pueden ocurrir dos cosas: o tengo vía directa con el Espíritu Santo, que no lo creo, o dispongo de información. Entonces me insultaron y me criticaron, pero los hechos me han dado a la razón», añadió Felipe González.

El ex presidente del Gobierno, que intervino ayer en uno de los foros organizados por el Partido Democrático de Izquierda con ocasión de la fiesta del diario L' Unità, reconocía que el Gobierno español se encuentra ante una oportunidad «única».

«El problema es que ahora es necesario contraer algunos riesgos. Y los riesgos se pagan muy caros con un Gobierno que no se ha enterado ni se entera. Me da la impresión de que no sólo pretenden que les toque la lotería, sino que además quieren que les toque la pedrea», afirmó.

González modificó el tono irónico de sus manifestaciones para referirse a la perspectiva del PSOE: «Es importante saber que ésta es la punta de un iceberg (pronunció el término en inglés), que aún tiene escondidas las tres quintas partes bajo el agua. No quiero entrar en el juego de palabras sobre si ésta es o no una tregua pactada o con fines electoralistas. Lo importante es dejar claro que no pueden aceptarse propuestas de paz condicionales. Hay que hacer una oferta de paz incondicional, que todos seamos iguales. No hay que reaccionar a la defensiva. Y esa es la línea que sigue claramente mi partido».

LA AMENAZA TERRORISTA

González prosiguió su improvisada intervención ante la prensa recordando, de nuevo, el «revelador» artículo titulado La amenaza terrorista y distribuido a través de Europa Press.

«Presenté un informe a mi partido en el que dije exactamente eso: imagínense que, inmediatamente antes de las elecciones vascas, se ofrece una tregua. No me he equivocado. En suma, disponía de una información que me permitía adelantar los acontecimientos. El diablo sabe más por viejo que por diablo», matizó el ex presidente del Ejecutivo.

Por último, González advirtió de que la tregua «tiene trampa» y que no merece «un premio político», pero dijo que es una oportunidad que se debe aprovechar.

También se refirió González a los dos ex altos cargos de Interior encarcelados. El ex presidente afirmó: «Los rivales de Vera y Barrionuevo no sólo se contentan con tenerlos en la cárcel, sino que además quieren quitarles el honor y la dignidad, porque saben que con el honor y la dignidad se pueden convertir en gigantes».

González añadió que tiene el convencimiento, «de que algunos se creen que han metido en la cárcel a dos de nuestros generales, y saben que ellos tienen a 500 oficiales dentro», en referencia a que exista la tentación de que la posible concesión del indulto para Barrionuevo y Vera se quiera equiparar con la de los presos de ETA.

Por ello, suscribió en su totalidad la advertencia hecha ayer por el hijo de Vera a las puertas de la prisión, en el sentido de que no consentirán al PP que utilicen a los dos ex altos cargos del Ministerio del Interior como «moneda de cambio» en este proceso.

  

Una información de Ruben Amon publicada en EL MUNDO el domingo 20 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

González cree que Aznar carece de una idea de España para afrontar la tregua.

   

Bolonia/Madrid - Felipe González se pronunció ayer por primera vez sobre la tregua anunciada por ETA, asegurando en la ciudad italiana de Bolonia que la debilidad política del Gobierno del Partido Popular es el principal obstáculo para aprovechar las inciertas oportunidades que ofrece el paso dado hace cinco días por la banda terrorista. "El verdadero problema de fondo es que el Gobierno no tiene un proyecto de España: es débil ante los nacionalistas y muy agresivo hacia el PSOE, al que considera más un enemigo que un adversario", dijo, a modo de conclusión, el ex presidente del Gobierno, poco antes de participar en un debate de la fiesta nacional de "L'Unità", diario de los ex comunistas italianos.

"La debilidad del Gobierno - siguió explicando-se multiplica porque sus socios ya no lo son en un asunto básico para España y ve al PSOE como un enemigo más que como un adversario, y por tanto, está rematadamente débil. No sólo no tiene un proyecto de España, sino que sus obsesiones van en dirección equivocada".

González fue inmisericorde con José María Aznar, al que recriminó no poseer buena información sobre lo que está ocurriendo en el interior de ETA y al que ridiculizó por hallarse en la selva amazónica mientras los terroristas lanzaban un envite de gran calibre al Estado español. "Reflexionen bien - comentó a los periodistas-sobre lo que significa el hecho de que haya sido el portavoz de la Casa Blanca el primero en evaluar seriamente la tregua de ETA, mientras el presidente del Gobierno español hacía de Tarzán en la selva del Amazonas."

Información privilegiada

El ex presidente del Gobierno volvió a insistir en el déficit de información del Partido Popular y recordó que él mismo había anunciado hace unos meses la posibilidad de que ETA anunciase una tregua poco antes de las elecciones autonómicas vascas. "Dije lo que pasaría y sólo recibí insultos. O bien tenía una conexión con el Espíritu Santo, en el que no creo, o bien tenía una información que me lo hacía prever - ironizó-. Al bueno de Mayor Oreja le dije hace unos días que la tregua sería anunciada antes del fin de semana, y de nuevo me dijeron que estaba equivocado."

En un lenguaje calculadamente enigmático, el líder socialista calificó el anuncio de la tregua como "la punta de un iceberg, del que sólo vemos una parte", pero que no debería ser menospreciado. "Creo que estamos ante una oportunidad, pero con todos los riesgos de las oportunidades que ofrece la vida; unos riesgos que el actual Gobierno no ha entendido y no sé si entenderá, y que no los provocan sólo los violentos, sino todos aquellos que esperan que les toque la 'pedrea', ya que están convencidos de que a los violentos les va a tocar el premio 'gordo'", añadió en velada referencia al PNV, y posiblemente, a CiU.

¿Tregua trampa? Según González, no es el momento de jugar con las palabras, sino de fijar claramente cuáles son las exigencias a los terroristas. "La limitación más clara - recalcó-, es que no se puede dar ninguna prima política a la violencia." Siguiendo el hilo de este argumento, consideró "inquietante" que los políticos condenados por el caso GAL puedan ser considerados moneda de cambio en una hipotética negociación: "Alguien ha hablado de cambiar dos generales por quinientos oficiales, lo que sería un negocio inaceptable".

En esta misma línea, en Madrid, el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, aseguró que los socialistas no van a permitir que el Gobierno utilice a José Barrionuevo y Rafael Vera "como rehenes o como moneda de cambio" en el proceso de pacificación del País Vasco, que puede abrirse con el anuncio de tregua de ETA. "Los socialistas queremos la paz - dijo-, pero no una paz indigna." Por ello, Almunia reiteró con contundencia que no están dispuestos a consentir que se trate de utilizar a los dos ex responsables de Interior, de "cuya inocencia estamos convencidos", para "canjearles por terroristas".

Barrionuevo y Vera estuvieron ayer presentes en las intervenciones de casi todos los socialistas que participaron en un mitin en Leganés, pero especialmente en las de Almunia y el candidato a la presidencia del Gobierno, Josep Borrell. El secretario general del PSOE precisó además que el convencimiento de que son inocentes no sólo les va a llevar a rechazar que puedan ser utilizados en la negociación de la paz sino que van a trabajar para que puedan demostrar esa inocencia tanto judicial como políticamente. Pero Almunia, que mostró su disposición a apoyar al Gobierno en una posible negociación de paz "que no podemos frustrar", advirtió al presidente José María Aznar que ahora quiere contar con ellos "que no se puede contar con los socialistas por la mañana y perseguir a los socialistas hasta la cárcel por la tarde".

Tanto Almunia como Borrell pidieron por tanto a Aznar que reflexione sobre lo que ha supuesto su estrategia de "la ira y el rencor" y la ruptura de los consensos básicos, por ejemplo con los nacionalistas, que ha llevado a Convergència i Unió y al PNV a posiciones que, en su opinión, se salen del marco constitucional.

Por eso Borrell pidió a Aznar que llame a Jordi Pujol y a Xabier Arzalluz, "porque son los que le mantienen en la Moncloa", y les pregunte "qué significa que digan que la Constitución no sirve, que el Estado de las autonomías no vale para dar respuesta a la diversidad de España, que quieren una España, suponiendo que quieran alguna, de tipo confederal".

   

Una información de Enric Juliana y Rosa Paz publicada en LA VANGUARDIA el 20 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.