El Blog

Calendario

<<   Enero 2018    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

Entrevistas

Otegi entrevistado en LA VANGUARDIA

Por Narrador - 3 de Julio, 2006, 5:42, Categoría: Entrevistas

Otegi concedía aquellos días múltiples entrevistas donde le trataban como el gran pacificador, el Gerry Adams. Por ejemplo recuerdo la que le realizaba Iñaki Gabilondo en HOY POR HOY de la Cadena SER (lamentablemente no disponemos de la grabación). Si se fijan en la que hoy les hemos recuperado de LA VANGUARDIA dice exactamente lo mismo que hoy y además hace una referencia al PSOE, diferenciando entre el PSOE de Maragall, Elorza o González y Almunia ¿Interesante? Bastante más de lo que parece a simple vista.

Entrevista a Arnaldo Otegi: Un dirigente con todos los avales

    

Avalado entre los sectores de la izquierda abertzale por sus años jóvenes de militancia en ETA y por su amistad con Txomin Iturbe, último dirigente etarra indiscutido, Arnaldo Otegi es portavoz de la mesa nacional de Herri Batasuna desde que la anterior cúpula de HB fue encarcelada. Diputado en el Parlamento de Vitoria, incluso sus adversarios le reconocen la voluntad de diálogo y ha sido hombre clave en la recta final del diálogo con el PNV. Arnaldo Otegi, portavoz de Herri Batasuna, ha sido una de las piezas claves y determinantes del proceso que ha culminado con la declaración de Lizarra y posterior tregua indefinida de ETA.

- En la declaración de Lizarra se habla de cese de la violencia en su fase resolutiva. ¿Es que ya estamos en ella?

- Nosotros entendemos que una tregua unilateral de ETA se puede dar en cualquiera de las dos fases que prevé el documento de Lizarra. De hecho, en Argel, ETA dio una tregua unilateral y la policía detuvo a quien en aquel momento era el responsable de la oficina de ETA, Josu Urrutikoetxea. Yo no creo, pues, que haya que interpretar que esta iniciativa de ETA se da en una fase resolutiva del conflicto, porque es público y notorio que el Gobierno español, en estos momentos, no está demostrando ningún tipo de voluntad por resolverlo.

- ¿Cómo interpretar, pues, esta tregua?

- La tregua es una iniciativa que está dirigida principalmente a la sociedad vasca. La tregua ofrece a la sociedad vasca la posibilidad de trabajar en común con el objetivo claro de dar pasos irreversibles en la territorialidad y en la recuperación de la soberanía. ETA lo que hace ahora es abrir una ventana como la que abrió hace cuarenta años con su creación, y ofrece la apertura de una puerta para que todos los sectores políticos, sociales y sindicales del país que estamos empeñados en construir la paz sobre la justicia aunemos esfuerzos y consigamos que esa paz sea definitiva.

- ¿La tregua es indefinida, pero ese programa político que usted propone de territorialidad y soberanía no tiene plazos? ¿No hay riesgo de que esa tregua se rompa, como finalmente se rompió la de Argelia?

- ETA dice en el último párrafo de su comunicado que la tregua es indefinida y que se abre la posibilidad de que además sea una tregua definitiva. Según el análisis que interpreto que hace ETA, si los sectores políticos, sociales y sindicales del país somos capaces de conquistar los derechos democráticos y nacionales, eso es lo que haría que esta tregua fuese definitiva.

- Un elemento diferente con el proceso de Argel es que allí habla ron ETA y el Gobierno español y ahora hablan partidos políticos en un foro político.

- El esquema de trabajo que plantea la organización armada no es ni el esquema clásico ni la iniciativa está dirigida al Gobierno español. En el texto no hay emplazamiento alguno al Gobierno español, porque yo traduzco de su comunicado que ETA entiende que ha habido los suficientes cambios políticos y sociales en el país como para que su conjunto de fuerzas sociales y sindicales aborde una dinámica de soluciones que deriven en un escenario político nuevo.

- El proceso de Irlanda fue el referente de la declaración de Lizarra. Uno de los métodos de trabajo en Stormont fue no mirar el pasado y usted, en la primera rueda de prensa de valoración de la tregua, habló dos veces de los muertos que la derecha navarra hizo en la Guerra Civil.

- No hay que mirar al pasado en absoluto, pero cuando se pretende hacer de la derecha más reaccionaria de Europa el adalid de la defensa de Navarra, yo sólo recuerdo algunos datos históricos para concretar exactamente de qué derecha estamos hablando. Pero mi postura es que, efectivamente, no nos interesa para nada el pasado y sí construir el futuro, pero una cosa es no comentar el pasado y otra olvidarlo. Hay que aprender del pasado y evitar los errores que se cometieron.

- Sucede que pasado lo hay en todas partes. Hay muchas víctimas de ETA.

- Eso está claro. Si cada cual empieza a poner encima de la mesa todas sus agresiones y humillaciones, esto va a ser la guerra de los cien años. Todos hemos cometido errores, todos, pero para abordar el futuro lo que hay que hacer es un diagnóstico de la situación y buscar un tipo de salida duradera al conflicto.

- ¿Cómo se llega a esa salida duradera?

- Primero con una aproximación seria al problema, y eso fue lo que se hizo en Lizarra. Esas son las bases democráticas para una salida duradera. Nosotros reconocemos que Euskal Herria es una sociedad plural, que hay un sentimiento cultural de sectores proclives a sentirse con total legitimidad españoles, pero existe en el país indudablemente y de forma bastante extendida, incluso mayoritaria, el sentimiento de pertenecer a una nación propia y de no compartir la identidad ni francesa ni española. Por lo tanto, el camino para que esas dos culturas, en vez de enfrentarse en el terreno de la confrontación violenta, busquen el terreno de la confrontación democrática, es articular un espacio común de convivencia, democrático, en el que cualquiera pueda defender su opción: sea que Euskal Herria siga atada a España o a Francia, o que Euskal Herria pueda emprender un camino solitario. Y que la resolución final de este proceso sea democrática, que sea el país el que decida cuál de los dos caminos elige.

- ¿Ha habido algún momento en el que todo pudo irse al traste?

- Algunos agentes políticos no han demostrado la talla política que exigía el momento, y pienso, por ejemplo, que en los últimos quince días ha habido gentes que se han dedicado a frivolizar con este tema, y que ha sido precisamente la izquierda abertzale la que ha mantenido la más absoluta discreción sobre iniciativas que podían estar en marcha. No sé si todo eso puso en peligro el proceso, pero desde luego no ayudó a que cuajara. La discreción, la seriedad y la talla política son básicas, hay que poner el país por encima de los intereses de cada cual.

- Otra vez con Irlanda al fondo, ¿cómo lleva que le comparen con Gerry Adams?

- Lo llevo bien, ya me lo preguntaron en la BBC, ja, ja, ja... Bromas aparte, yo creo que la cultura republicana irlandesa es bastante diferente a la nuestra. Ellos siempre han apostado por líderes, y nosotros siempre hemos hecho una apuesta colectiva y no nos gusta mucho la política del líder indiscutible. Al PNV eso le funciona bien, pero porque es más clerical y la jerarquía está mejor instalada...

- Pero hable de Gerry Adams...

- Si hoy hay un Gerry Adams en el país es el colectivo de la izquierda abertzale y el colectivo de la dirección de ETA. Y, en el terreno personal, pues que me comparen con Gerry Adams me parece muy bien porque me hablan de un amigo y de un republicano irlandés. Me preocuparía si me compararan con Aznar o con Margaret Thatcher.

- Para llegar a Lizarra ha transcurrido mucho tiempo de diálogo. ¿Cuál ha sido su química personal, sobre todo con el PNV, que está en el origen de las conversaciones?

- Con alguna gente del PNV mantenemos un nivel de relación aceptable, incluso en el terreno personal, pero esto a veces se interpreta mal... Hombre, Egibar no es mi tipo, pero mantengo una buena relación con él, como con Ollora y con gentes de EA y de IU. Creo que no somos los mejores amigos del mundo, pero que con estas conversaciones hemos llegado a un nivel de conocimiento personal que a veces es importante.

- ¿Es posible hablar de nueva mayoría cara a la próxima legislatura vasca? No se trata de que ustedes entren en el gobierno PNV-EA, sino simplemente de que lo sustenten.

- Nuestro análisis político es que el autonomismo y el estatutismo ha fracasado, por lo tanto no tiene ningún sentido que nosotros incrementemos una dinámica institucional que favorezca el actual marco, así que sobre eso que nadie espere contar con nuestra ayuda. Pero si hablamos de instituciones, hablemos de todas, porque, ahí sí, nuestra apuesta fundamental es empezar a construir una institución nacional soberana para el conjunto de territorios de Euskal Herria.

- ¿Cuál es el perfil de esta pro puesta de nuevo marco institucional?

- Vamos a fomentar la creación de una asamblea nacional de ayuntamientos vascos, con representaciones del norte y del sur, pero de todos, no sólo nacionalistas. Ese puede ser el primer paso para que el conjunto de territorios tenga un lugar de encuentro, de debate y de decisión. A nuestro entender, el resto de las instituciones del país debe ponerse al servicio de la constitución de esa asamblea nacional.

- ¿Y el Parlamento de Vitoria?

- Si alguien entiende que nuestra presencia en Gasteiz va a estar destinada a reconstruir y reproducir el actual marco, se equivoca de plano. Nosotros queremos ir dotando de contenido la nueva institución nacional de ayuntamientos y quitándoselo a los marcos que se asientan sobre la partición. Hombre... Si nos dan Interior, igual nos lo pensamos, ja, ja, ja...

- ¿Ven posible recuperar los ayuntamientos que perdieron a raíz del espíritu de Érmua?

- No es de nuestras primeras prioridades, pero un clima político como el que estamos viviendo impide que a una formación política como HB se le arrebaten muchísimos ayuntamientos con pactos que a nuestro entender son antinaturales. No es nuestra prioridad pero creemos que esto va a generar un clima político diferente, en el que algunas reglas del juego democrático van a tener que ser respetadas.

- ¿Tiene algún indicio de que el PSOE intente aproximarse al grupo de Lizarra?

- De momento no, pero para empezar tendríamos que saber de qué PSOE se habla: si es el de Maragall, el de Borrell, el de Almunia, el de Felipe, el de Odón Elorza... No sé ni si el PSOE tiene una posición oficial. Pienso que el PSOE está inmerso en una crisis interna importante, que intentó abordar el posfelipismo, surgió la figura de Borrell, luego lo han fundido en tres meses, han dado el espectáculo de la cárcel de Guadalajara... Pero, además de esas dificultades internas, resulta que el PP y el PSOE se disputan el mismo espacio electoral y hasta ahora apostar por la resolución del conflicto vasco no aportaba votos entre el electorado digamos español. Pero habrá que ver la evolución del Partido Socialista, que tarde o temprano va a tener que optar y verán si les va bien o no cogerse de la mano de Mayor Oreja y del inmovilismo.

- ¿Cómo valora la declaración de Barcelona de PNV-CiU-BNG?

- Hay novedades importantes en este documento. El PNV ha entendido tradicionalmente que la construcción europea iba a permitir al País Vasco alcanzar cotas de soberanía y unidad territorial, y en ese documento se hace una lectura mucho más crítica de la Unión Europea. De la posición tradicional de que los estados iban a perder soberanía, se pasa a que los estados van a ejercer la soberanía de otra manera, que es para nosotros un cambio sustancial. También creo entender que Pujol o CiU se han dado cuenta de que el modelo de oferta política que hacían se está agotando y que tienen que renovarlo. Entonces, lo que creo que hacen estas tres fuerzas políticas es ofrecer un pacto al Estado, y le ponen dos condiciones: reconózcase primero la soberanía nacional de nuestros respectivos países, y después nosotros estamos dispuestos a pactar con el Gobierno central una remodelación del Estado. Y además se habla explícitamente del reconocimiento del derecho de autodeterminación. Ya nos gustaría a nosotros que el PNV, CiU y el BNG fueran hasta el final con esa apuesta de confederación y reconocimiento de la autodeterminación.

   

Una entrevista de Antoni Batista publicada en LA VANGUARDIA el 20 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.