El Blog

Calendario

<<   Junio 2021    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

LE MONDE también Valora la 'Tregua'

Por Sin Pancarta - 16 de Junio, 2006, 5:10, Categoría: Prensa Internacional

Concluimos el repaso de la prensa del día 19 con un editorial del parisino LE MONDE cuando todavía este rotativo no incluía a PRISA en su accionariado. Puede sorprender, máxime si tenemos en cuenta la habitual posición francesa, comprobar el apoyo que este editorial brinda a la negociación. EL último párrafo refiriéndose a Aznar y el ‘proceso’ sentencia: “Sus compatriotas y homólogos europeos no entenderían que rehusara esta oportunidad”. Tampoco la sorpresa debe ser mayúscula si el propio Clinton había ‘saludado’ la declaración etarra.

¿Esperanza en el País Vasco? (Editorial de LE MONDE)

   

¿Le chef du gouvernement espagnol Jose Maria Aznar suivra-t-il les traces du premier ministre britannique Tony Blair? Le Pays basque n'est pas entièrement comparable à l'Irlande du Nord. Toutefois, dans ces deux provinces de pays européens démocratiques, des mouvements indépendantistes ont choisi le terrorisme pour tenter de faire aboutir leurs revendications.

Au Pays basque comme en Ulster, depuis une trentaine d'années, des milliers de personnes sont tombées, tuées ou blessées, victimes d'une violence aveugle et injustifiable sous prétexte de lutte armée contre un Etat central qualifié de colonisateur et d'oppresseur. La répression, avec des moyens qui n'ont pas toujours été, en Irlande du Nord comme en Espagne, à l'honneur de pays démocratiques, n'est pas venu à bout du terrorisme. En partie parce que les indépendantistes extrémistes, ETA ici, IRA là, ont trouvé dans certains milieux de leur province un soutien spontané ou forcé.

Mais la grande majorité de la population ne supporte plus les attentats. En 1997, l'assassinat d'un jeune conseiller municipal du Pays basque a provoqué une réaction dans l'ensemble de l'Espagne qui a montré l'isolement complet de l'ETA. Tous les nationalistes depuis les modérés du Parti nationaliste basque jusqu'à Herri Batasuna, la façade «légale» de l'ETA se sont prononcés récemment pour un dialogue politique. Mais le conservateur Jose Maria Aznar, dans la continuité de la ligne défendue par son prédécesseur socialiste Felipe Gonzalez, exigeait en préalable que l'ETA s'engage à mettre un terme à la violence.

¿La «trêve unilatérale et illimitée» annoncée, jeudi 17 septembre, par l'organisation basque répond-elle à cette condition? La première réaction des autorités, qui ont immédiatement conféré avec l'opposition socialiste, a été très prudente. Le président du gouvernement n'en a pas moins interrompu une visite officielle au Pérou pour rentrer rapidement dans son pays. Comme le dit le chef de la Catalogne, Jordi Pujol, «même s'il y a des doutes, cette proposition est comme un train de l'espérance qui passe. Il faut monter dedans, de crainte qu'il ne repasse pas».

En Irlande du Nord, Tony Blair a pris des risques politiques pour commencer des négociations avec les nationalistes catholiques après que l'IRA eut accepté de déposer les armes. Les attentats ne se sont pas arrêtés du jour au lendemain mais un processus électoral a été lancé, des institutions ont été créées qui doivent permettre la coexistence des républicains et des unionistes.

Le président du gouvernement espagnol a lui aussi l'occasion de montrer qu'il est un homme d'Etat. Même sans illusion sur les obstacles qui l'attendent, sur les revers qu'il essuiera, il a la possibilité d'explorer la voie du dialogue pour en finir avec un face-à-face meurtrier qui a ébranlé dans ses fondements la jeune démocratie espagnole. Ses compatriotes et ses partenaires européens ne comprendraient pas qu'il refuse cette chance.

   

Editorial publicado en LE MONDE el 19 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

La Sensatez de Juaristi

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 6:01, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

Concluimos nuestro repaso a la prensa del 19 de septiembre también en el diario EL PAIS con la opinión de Juaristi mucho más ajustado a la realidad y, a la larga, certero.

“Ni cese ni dimisión” por Jon Juaristi

   

El nacionalismo vasco no pierde nunca. Mejor dicho, convierte toda pérdida en beneficio. Ni los más dialécticos entre los dialécticos llegaron a soñar en sus pesadillas una estrategia de la retorsión tan tenaz. Adelántate a la pérdida y ganarás siempre: ésta parece ser la pauta oculta de toda la política abertzale desde los tiempos de Sabino Arana Goiri. Comportamiento paradójico que a los no nacionalistas les resulta difícil de entender, porque consiste en algo que parece contradecir la concepción de la política como ámbito sometido a criterios de eficacia y cálculo racional: la instrumentalización de la derrota, el fracaso como arma en la lucha por el poder. En este sentido, ni las más lúcidas reacciones al comunicado de ETA dejan de resultar decepcionantes. Sostener que la organización que ha anunciado la tregua es una banda vencida por el Estado de Derecho, el rechazo de la sociedad y la cooperación internacional contra el terrorismo, por muy certero que resulte, constituye un análisis incompleto. Todos estos factores explican la interrupción de los atentados. Pero no el anuncio del alto el fuego ni el propio contenido del comunicado (mucho más extenso que el anuncio en cuestión). Éstos se inscriben en una nueva estrategia conjunta de las diferentes familias del nacionalismo, reducidas a la unidad tras el llamado Acuerdo de Estella: insidioso golpe de efecto que, a la vez que reconstruye una comunidad abertzale bajo el signo común de un aparente pacifismo a la irlandesa, intenta desarmar moralmente a las fuerzas políticas no nacionalistas, conminándolas a dar una respuesta inmediata a la "oferta de paz" de los terroristas. Supongamos que el Gobierno del PP, apoyado en esto por los socialistas, se negase a tomar en consideración dicha "oferta" (por pura coherencia con su análisis: una organización derrotada no estaría en condiciones de imponer condición alguna) o bien exigiese de ETA, para comenzar a hablar con la banda o sus representantes, un gesto definitivo: la entrega de las armas, como quiera que esto se entienda (en la práctica, la entrega de las armas no pasaría de tener una relevancia meramente simbólica: grupos terroristas como ETA -o incluso como el IRA- poseen arsenales limitados y podrían adquirir otros semejantes sin gran esfuerzo, si decidieran volver a las andadas). En tal caso, ambos, Gobierno y primer partido de la oposición, serían presentados por los nacionalistas -y por IU- como los auténticos culpables de que el "sufrimiento" de la población se prolongase. Sobra decir que los nacionalistas intentarían administrar políticamente ese "sufrimiento".

En el supuesto de que el Gobierno cediera a las presiones nacionalistas, por pocas que fueran las concesiones hechas, se traducirían en un inmediato deterioro de la situación de los ciudadanos no nacionalistas en el País Vasco. Cualquier muestra de debilidad del Estado supondría un aumento del ya preocupante grado de indefensión de aquel sector de la sociedad vasca al que ETA ha definido en su comunicado como objetivo a batir y doblegar; es decir, "quienes son y seguirán siendo enemigos de este proyecto" (el suyo), contra los cuales la banda ha decretado, por segunda vez en lo que llevamos de mes, "la persecución social". Se acabó -de momento- el terrorismo selectivo: el asesinato de concejales del PP, por ejemplo. Comienza la fase de acoso y linchamiento, mediante las formas de terrorismo difuso que el fascismo nacionalista ha ido perfeccionando durante los últimos años, de cualquiera que pretenda plantar cara al nacionalismo reconstruido y rampante. No es alarmismo gratuito: léase el comunicado de ETA con detenimiento, y léase también el que hizo llegar a Radio Euskadi el pasado día 1 de septiembre, abriendo un nuevo frente contra "los enemigos del euskera". No puede concebirse una imitación más fiel del modelo republicano irlandés, ya que en eso estamos. Tras el alto el fuego del IRA, en 1994, el Sinn Fein lanzó su estrategia de movilización callejera para forzar al Gobierno británico a acelerar las negociaciones "de paz". Esta estrategia, anunciada por Gerry Adams el 16 de abril de 1995, se ensayó por vez primera el día 3 de mayo de ese año en Derry, con motivo de la visita de John Mayor, y dejó un saldo de doce policías heridos. Si el Estado se inhibiera ante la puesta en marcha de una estrategia de este tipo (lo que el IRA denomina con el acrónimo TUAS -The unarmed strategy-, y que coincide punto por punto con la que se expone en el comunicado de ETA), los no nacionalistas nos veríamos obligados a aceptar una dictadura social abertzale, a emigrar del país o a adoptar formas -hasta ahora afortunadamente inéditas- de resistencia.

De todas las posibles salidas al problema del terrorismo, la que el Foro de Irlanda ha ensayado es la peor posible. Conduce directamente al enfrentamiento civil. En vez de reforzar la unión de los demócratas, Arzalluz y Garaikoetxea han decidido pactar con las organizaciones del abertzalismo antidemocrático. Que disfruten mientras puedan de las felicitaciones de todas las almas bellas. Han creído que lo de ETA tenía una solución como lo de Javier Clemente. Ni cese ni dimisión: rescisión bilateral del contrato. Ya se irán enterando de cómo suelen terminar estas bufonadas irlandesas, que diría Joyce. Por ahora, lo que se nos viene encima es suficiente para confirmar una verdad melancólica: los vascos no nacionalistas estamos solos en esta galaxia cruel y estúpida que algunos llaman Euskadi en honor a la brevedad. Ni en el PNV ni en EA existe vida inteligente.

   

Publicado en PAIS el 19 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Herrero de Miñón, un estómago agradecido

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:50, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

En EL PAIS Miguel Herrero expone una serie de argumentos que hoy mantienen todo su vigor en las declaraciones diarias de socialistas y nacionalistas, mostrando sin rubor hasta que punto se puede hacer dejación de funciones… Parece increíble que un jurista como Herrero hable de "olvidar" la justicia procesal…

"Reglas de ocasión" por Miguel Herrero de Miñón

   

La tregua indefinida acordada unilateralmente por ETA supone, a todas luces, un nuevo escenario que ofrece ocasiones hasta ahora inéditas para la consecución de la paz en Euskadi. Nadie, verdaderamente responsable, ha podido negarlo por muchas que sean las reticencias de que han hecho gala los diferentes portavoces políticos que se han pronunciado al respecto. Y es claro que es de todo punto necesario aprovechar esa ocasión. No porque sea irrepetible. Antes al contrario, si ahora se dejara pasar se reiteraría, necesariamente, a medio plazo, pero dejando más víctimas en el camino -y la mayor muestra de solidaridad con ellas consiste en evitarlas- y en condiciones cada vez más duras y difíciles. Se trata, en consecuencia, de convertir en definitiva la tregua ya indefinida y, a partir de ella, consolidar la paz y la situación singular que Euskadi necesita para desarrollar su personalidad y decidir democráticamente su futuro como corresponde a una sociedad abierta. Dicho sea de paso que, como españolista que soy, españolista de la España Grande, nada mejor puedo desear. Sin duda, la sociedad entera en Euskadi y en el conjunto de España tiene que apoyar el proceso de paz, sabiendo que este valor ha de primar sobre el de justicia procesal y, mucho más, sobre el de venganza. La sociedad tiene su propia dinámica y eso es ya muy importante, pero además le toca apoyar y presionar sobre las instituciones y los poderes públicos porque a ellos corresponde dar los pasos necesarios para aprovechar la ocasión.

Primero, tomar la declaración de ETA en el mejor de los sentidos posibles. Nada importan sus condicionamientos electorales porque, como es sabido, toda posición política está sobredeterminada. Lo importante es asumir lo que de positivo hay en ella, sabiendo que la primera declaración pacífica de un movimiento violento ha de ser, necesariamente, radical. Si se parte de considerarla una trampa se la condena a que lo sea. Si se la toma muy en serio se hará cada vez más realista y seria.

Segundo, no alardear de haber acertado y seguir acertando y humillar al contrario achacando a la debilidad o la división la mejor de sus iniciativas. ¡No se dé la razón a los más violentos de entre los violentos, descalificando la suspensión de la violencia!

Tercero, corresponder a la tregua con gestos tan simbólicos como eficaces. Pero el tiempo, por sí sólo, no dice nada. Hay que llenarlo con rápidas y sucesivas medidas de política penitenciaria y de gracia que, debidamente articuladas, podrían, además, resolver otros problemas irresponsablemente planteados.

Cuarto, tras las elecciones vascas y consolidada la tregua, plena disponibilidad a negociar el futuro de Euskadi. Y eso supone hablar con todos, no sólo con los ya convencidos, sin condiciones previas y estar dispuestos a seguir hablando incluso si se deteriora la situación. Sin duda, hablar con la Constitución en la mano, pero utilizándola no como arma arrojadiza, sino como instrumento útil para la paz, la construcción nacional y las opciones democráticas. Esto es, con la imaginación que debiera tener el político. Y en ese campo las palabras son muy importantes. Las hay de presa, con pico y garras, como nación, soberanía o autodeterminación. A los políticos corresponde hacerlas pacíficas y vigorosas palabras de tiro del carro común.

Quinto, no implicar en este acuciante problema las legítimas reivindicaciones catalanas o gallegas. La paz en Euskadi es valiosa allí y para España entera. Vale la pena un esfuerzo más y es justo reconocer que el catalanismo ha hecho mucho en pro de la estabilidad y gobernabilidad del Estado común. El buque de la flexibilidad constitucional necesaria para encajar la plurinacionalidad española es sumamente difícil de botar: déjesele alcanzar el alta mar sin lastre excesivo. Todos saldremos ganando en términos históricos. Los que importan a los políticos llamados a hacer historia.

   

Publicado en PAIS el 19 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Repugnante Equidistancia de Javier Madrazo

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:39, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

Comprueben ustedes mismos el ejercicio de cinismo presentado por Madrazo en las páginas del diario EL MUNDO. Con la perspectiva del tiempo todo se entiende "clarito"… El mismo discurso en aquella tregua trampa y en la que ahora vivimos…

La Paz en Euskadi, Más Cerca por Javier Madrazo

   

Como dirigente de Izquierda Unida/Ezker Batua y ciudadano vasco de a pie, padre de dos hijos de corta edad, he de admitir que el pasado miércoles fue uno de los días más felices de mi vida. El motivo no puede ser más obvio. El anuncio de una tregua indefinida y sin condiciones por parte de ETA marca un hito en la historia de nuestra comunidad, y abre la puerta a un nuevo escenario político y social, que puede poner punto final a 30 años de dolor y sufrimiento.

No puedo negar tampoco que a medida que las noticias y las reacciones nos llegaban puntuales a través de los medios de comunicación, mi primer pensamiento estuvo dedicado a todas aquellas personas y familias que han sido víctimas del zarpazo del terrorismo. Este recuerdo a quienes han sido protagonistas de nuestro pasado más sombrío me reafirmó, una vez más, en nuestra apuesta por la paz y el diálogo como única resolución válida al llamado conflicto vasco.

En este momento, es preciso que todas las partes implicadas en el proceso, partidos políticos, agentes sociales y la propia sociedad, tomemos conciencia de nuestro papel y actuemos en consecuencia. No podemos dejar pasar esta oportunidad porque la ciudadanía de Euskadi no nos lo perdonaría nunca y, además, con toda la razón. Creo que ha llegado la hora de la verdad, aquella que todos estábamos esperando para trabajar decididamente y con coraje por la pacificación y la normalización de Euskadi. Izquierda Unida/Ezker Batua estará ahí, en primera línea, y con nosotros también Izquierda Unida federal, que al día de hoy es la única fuerza política del Estado que prima la reconciliación sobre intereses partidistas y electorales.

En este sentido, debo hacer un emplazamiento público al PP y al PSOE, a los que invito a reflexionar sobre el anuncio de ETA y las repercusiones políticas y sociales de éste. Deseo que estas dos fuerzas demuestren visión de Estado y se sumen sin miedo a un proceso de paz que necesita de su concurso para llegar a buen puerto y poder cerrar definitivamente el conflicto vasco. El presidente Aznar y el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, no pueden escudarse por más tiempo en palabras vagas como prudencia, cautela o escepticismo. Tienen que arriesgar, actuar con audacia e imaginación, superando la etapa de desconcierto y cierre de filas en la que se hallan inmersos.

Es cierto que son muchos años de un único discurso, y precisamente por ello aún necesitarán tiempo para adecuarse a esta nueva etapa. Ahora bien, que sepan que el clamor por la paz no sólo existe en Euskadi sino que éste se extiende al conjunto del Estado. El inmovilismo y el enquistamiento son siempre malos compañeros de viaje, máxime cuando nos encontramos en el inicio de un período especialmente dulce para quienes hemos convivido durante tres largas décadas con el temor a una acción terrorista.

En este sentido, a nadie se le escapa que por primera vez en mucho tiempo los concejales del Partido Popular en Euskadi pueden salir a la calle sin miedo. Sólo por este hecho, el Gobierno debe reflexionar y propiciar, a su vez, gestos de distensión, que contribuyan a extender el optimismo y la esperanza. El acercamiento de todos los presos a sus lugares de origen es una reivindicación legal y humana que el Partido Popular debe atender sin más dilación, demostrando así un nuevo talante político más acorde con este contexto de cese de la violencia.

El Gobierno de José María Aznar y el PSOE no tienen argumentos de peso para cerrar los ojos a esta realidad. El punto décimo del Pacto de Ajuria Enea se ha cumplido, tal y como ellos han demandado siempre, y por fin ETA ha dado muestras inequívocas de abandono de la violencia. Ahora, por tanto, ha llegado el turno de desbloquear el debate sobre otros aspectos recogidos en un Acuerdo suscrito hace 10 años. El punto octavo, y el PP y el PSOE lo saben muy bien, reconoce «la legitimidad de todas las ideas, expresadas democráticamente, que tienen en el marco parlamentario la vía de defensa y, en su caso, de incorporación al ordenamiento jurídico de cualquier reivindicación».

Es decir, el Pacto de Ajuria Enea admite implícitamente el respeto a la voluntad popular libremente expresada y le concede, de hecho, carta de naturaleza para modificar el statu quo actual, incluida la Constitución y el Estatuto de Autonomía. En cualquier caso, no puedo dejar pasar la oportunidad que me brinda este diario para mostrar mi estupor ante la defensa acérrima que el Partido Popular y el PSOE hacen en la actualidad de estos dos textos, cuando son ellos los responsables directos de la violación de artículos esenciales de éstos, que hacen referencia a cuestiones de índole social o desarrollo del autogobierno. Es ésta una prueba de cinismo sin límite, máxime en boca de aquellos que han defendido la guerra sucia y han amparado un régimen basado en el nepotismo y la corrupción.

De todos modos, no es éste el momento apropiado para mirar hacia atrás. Al contrario, tenemos un futuro importante por delante y ahora basta con mostrar flexibilidad y una disposición favorable al consenso. Este es el reto que nos ocupará en las próximas semanas, y estoy convencido de que el Gobierno del PP y el PSOE recibirán infinidad de propuestas de sus homónimos europeos y organismos internacionales, instándoles a que no renuncien a la consecución de la paz de Euskadi.

El pacto de Ajuria Enea les ofrece una cobertura política y social para que avancen, junto con todos los representantes legítimos del pueblo vasco, en la senda del diálogo y el reconocimiento de la soberanía popular.

Una vez que ETA ha decretado un cese indefinido de la violencia, es tiempo de sentarnos a hablar. El único límite, y así lo ha defendido siempre Izquierda Unidad/Ezker Batua, queda definido por la palabra de la sociedad, a la que hay que dar voz y autoridad. Debemos profundizar unidos en la democracia y en el régimen de libertades sin la presión de las armas, pero también sin el temor a perder posiciones políticas o réditos partidistas.

    

Publicado en EL MUNDO el 19 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Editoriales en la Prensa Española (19 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:26, Categoría: Opiniones (Editoriales)

Cuatro editoriales abordan la cuestión en los diarios más importantes de España. Llama poderosamente el periódico de Franco, ahora al servicio de ERC, antes al del felipismo.

LA IGLESIA PODRIA SER UN EXCELENTE MEDIADOR PARA ALCANZAR LA PAZ

Las declaraciones de los obispos vascos han supuesto un "atinado apunte". En efecto, "es esencial que la sociedad haga valer su ansia de paz y fuerce a los políticos a encontrar el terreno del acuerdo". "Esta es también la hora de la Iglesia católica". "Durante muchos años, ha hecho- con acierto y sentido de la oportunidad desiguales- un esfuerzo tenaz por no romper definitivamente amarras con ningún sector del pueblo vasco", y "ha pagado por ello un coste elevado". "La Iglesia ha conseguido llegar al momento presente en excelentes condiciones para desempañar un importante papel de mediador, si es requerida para ello". Además, cuenta con la ventaja añadida de que "al carecer de intereses electorales que puedan interferir en su labor, cuanto haga o deje de hacer quedará libre de cualquier sospecha de partidismo". "Es una valiosa garantía". (EL MUNDO. Editorial)

LA AUTODETERMINACION CHOCA CON LA LOGICA DE LA CONSTITUCION

"Considerar al pueblo vasco sujeto al derecho de autodeterminación equivale a la vejación de creerle sometido a una situación colonial". Además, la autodeterminación plantea la "dificultad insalvable de a quién corresponde su ejercicio y cuáles son sus límites". "Este delirio tropieza con la lógica democrática de la Constitución". "Los españoles se autodeterminaron cuando la respaldaron masivamente. Ni los vascos ni ninguna otra comunidad tienen reconocido el derecho de secesión". No pueden tenerlo porque sólo al conjunto del pueblo español correspondería otorgárselo. "No es, como los nacionalismos pretenden, una cuestión sólo de vascos". Además, nada más lejano a la cultura del PNV que esa historia de la autodeteminación que invoca el comunicado etarra. (ABC. Editorial)

LA DECLARACION DE AZNAR HA OFRECIDO EL TONO JUSTO, AL IGUAL QUE LA DE LOS OBISPOS VASCOS

Las palabras de Aznar desde Perú "serias, institucionales, pero receptivas a la nueva situación, han ofrecido el tono justo y combinado con habilidad la defensa de los valores de la democracia institucional y la necesaria flexibilidad que deje abiertas e intactas todas las ilusiones y expectativas que se han creado al calor del alto el fuego". Además, ha realizado el gesto de adelantar su regreso "para reforzar la imagen de su valoración de un momento histórico que requiere atención inmediata y no el recurso de ganar tiempo". Por otra parte, "no se esperaba menos" de la declaración de la Iglesia vasca. "Pero tampoco más". Los obispos tienen una oportunidad para volcar las energías del clero vasco ofreciendo un espacio común a víctimas y verdugos. Pero "no deberían caer en la tentación e implicarse en la práctica de los diálogos que están por venir ni presionar en una u otra dirección". La Mesa de Ajuria Enea "podría ser el marco ideal" para que los partidos expresen sus iniciativas, y el PNV desvele "los aspectos de las conversaciones previas con HB y su entorno". (EL CORREO. Editorial)

AZNAR HA ACERTADO

"El presidente Aznar ha acertado plenamente al anunciar su intención de ponerse al frente del posible proceso de paz y llamar a su lado a todas las fuerzas democráticas". "Muy pocos creen que la cuestión competa sólo a su Gobierno. Si la tregua se mantiene, la mayoría de los españoles quiere una negociación con todos los partidos. Pero las conversaciones serán extremadamente difíciles". "La sangre vertida por ETA pesa mucho en los ciudadanos y éstos dejan un margen de maniobra muy estrecho a Aznar y a la Mesa de Ajuria Enea al recordarles que no quieren que los presos vascos salgan a la calle ni siquiera tras una hipotética entrega de armas". El camino por recorrer es "estrecho, inseguro y tremendamente difícil". (EL PERIODICO. Editorial)

La 'Tregua Unilateral e Indefinida" en la Prensa Nacional (19 de Septiembre de 1998)

Por Narrador - 15 de Junio, 2006, 5:19, Categoría: La 'Tregua" en la Prensa

Mientras el mismo ‘Presidente Accidental’ en persona, ayudado por todo su gobierno y socios parlamentarios, entra a la tarea de reinventar la historia nosotros continuamos contando la verdadera historia. Todas las opiniones, todos los hechos, son recogidos en esta recopilación sin precedentes: Tercer día en tregua, el 19 de Septiembre los medios informativos españoles continuaban tratando la ‘tregua’ de la banda asesina casi de forma monográfica.

EL GOBIERNO CONVOCARA DE INMEDIATO A LOS PARTIDOS DEMOCRATICOS PARA RESPONDER A ETA

   

El Gobierno abrirá de inmediato una ronda de contactos con todas las fuerzas políticas que forman parte de los pactos antiterroristas de Ajuria Enea y Madrid para analizar la tregua indefinida anunciada por ETA, según anunció ayer el ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, quien ejerció de portavoz circunstancial del Gobierno tras la celebración del Consejo de Ministros. Rajoy pidió al conjunto de fuerzas políticas democráticas un esfuerzo de consenso ante el alto el fuego de ETA, en la línea de la propuesta efectuada la víspera por el presidente del Ejecutivo, José María Aznar. Fuentes de Presidencia del Gobierno indicaron a EL PAIS que Aznar mantendrá hoy mismo a su regreso de Perú una reunión con la cúpula de su Gabinete

Mariano Rajoy advirtió que la intención del Gobierno es conseguir la paz, pero dentro del marco de la Constitución y del Estatuto vasco, y manifestó que el Ejecutivo mantendrá su política antiterrorista y penitenciaria. "Es evidente que el Gobierno quiere que se produzcan esas conversaciones dentro de los marcos que se han dado el conjunto de los españoles, con la convicción de que no se pueden conseguir objetivos políticos por encima de la Constitución", aseveró.

"En principio no hay más intención que hablar dentro de los marcos de Ajuria Enea y del Pacto de Madrid. A partir de ahí, ya veremos qué decisiones se adoptan y qué es lo que hacen los demás", dijo Rajoy, quien reiteró varias veces que los comicios vascos son un elemento decisivo en el proceso, por lo que muchas decisiones importantes empezarán a tomarse tras ellos. "Vamos a darnos un tiempo y vamos a ver qué es lo que sucede, sobre todo a partir de las elecciones vascas del 25 de octubre", explicó. A este respecto, EL CORREO destaca en portada: "El Gobierno deja la puerta abierta a hablar con HB tras los comicios".

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos, que ayer conversó telefónicamente con el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, para hacer un primer balance de la situación, pidió al conjunto de fuerzas democráticas un esfuerzo de consenso ante la tregua de ETA. Alvarez Cascos animó al PNV a que reconduzca sus opiniones unilaterales al ámbito de las próximas conversaciones entre los líderes políticos.

CRÍTICAS A LOS NACIONALISTAS

El ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, advirtió también en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que PNV y CiU están poniendo en peligro el "marco de convivencia" y el "consenso constitucional" al suscribir, junto al BNG, las declaraciones de Barcelona y Vitoria a favor del autogobierno del País Vasco y Cataluña.

"No es serio que se intente este tipo de planteamientos bordeando el límite constitucional; no me parece serio, no es una demanda de la ciudadanía de ninguna de esas tres comunidades", afirmó Rajoy.

A este respecto, LA VANGUARDIA subraya en portada: "PP y PSOE temen nuevas demandas nacionalistas tras la tregua de ETA". Según el rotativo catalán, tanto el Gobierno como los socialistas temen que los nacionalistas vascos y catalanes quieran aprovechar el nuevo escenario político que podría abrirse como consecuencia de la tregua de ETA para presentar nuevas demandas y, en particular, defender un cambio de modelo de Estado que afecte no sólo al País Vasco, sino también a Cataluña.

Por su parte, EL PAIS escribe: "Dirigentes de CiU proponen que los avances de soberanía que logre el PNV alcancen a Cataluña". El diario señala que varios dirigentes de CiU han asegurado que la coalición no quiere mantenerse al margen de los logros soberanistas que alcance el País Vasco. Así, el presidente de UDC, Joan Rigol, afirmó: "Veinte años de café para todos son demasiados". En la misma línea, EL PERIODICO titula: "CiU saca lecciones del País Vasco".

EL GOBIERNO PLANEA ACERCAR A LOS PRESOS DE ETA AL PAÍS VASCO COMO GESTO DE DISTENSIÓN

El acercamiento de los presos de ETA a cárceles próximas al País Vasco es la primera medida que planea el Gobierno para favorecer el clima de distensión abierto por la tregua anunciada por la banda terrorista - destaca EL PAIS -. Según el rotativo, el propósito del Gobierno es esperar a que pasen las elecciones vascas para comprobar la efectividad del alto el fuego, aunque también se baraja la posibilidad de que antes de esa fecha puedan adoptarse algunas medidas individuales. Por otra parte, fuentes de la lucha antiterrorista señalaron a EL PAIS que consideran difícilmente reversible el abandono de la violencia por parte de ETA.

Paralelamente, ABC señala que los presos de ETA se muestran convencidos de que gracias a la tregua su situación personal mejorará a corto o medio plazo. Fuentes penitenciarias consultadas por este diario aseguraron que la mayoría de los internos prevé ahora colaborar con la dirección de las cárceles y que muchos piensan ahora más que nunca en desligarse de la banda.

MAYOR OREJA ADVIERTE QUE EL ESTADO "NO PUEDE ESTABLECER TREGUAS PARA DELINCUENTES"

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, afirmó ayer en declaraciones a distintos medios informativos que la Policía y la Guardia Civil continuarán su labor antiterrorista durante la tregua de ETA, "ya que ahora hay que estar más pendientes que nunca de una posible reorganización" de la banda en Francia. En su opinión, "el Estado no puede establecer treguas para delincuentes", y agregó: "Si podemos, detendremos a comandos de ETA".

Mayor Oreja subrayó que es preciso esperar a que los ciudadanos vascos se pronuncien en las elecciones del 25 de octubre para saber - dijo - "a qué atenernos y en qué dirección hay que trabajar". El ministro recordó también que, en caso de una posible negociación, "no se puede canjear autodeterminación por paz".

ALMUNIA INSTA A ETA A QUE MANIFIESTE SU RENUNCIA A LA VIOLENCIA

El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, instó ayer a ETA a que diga "en voz alta" que se "ha planteado de verdad abandonar la violencia", ya que - apuntó - "la tregua sabe a poco para quienes queremos la paz". Almunia manifestó en Zamora que todos los demócratas han de trabajar para que el proceso hacia la paz sea "irreversible", al tiempo que advirtió del peligro de que se produzca una división mayor entre los nacionalistas y los que no lo son. "Los nacionalistas deberían pensárselo antes de abrir el melón de la reforma de la Constitución, no sea que se encuentren con que va en el sentido de reforzar la cohesión de España", advirtió.

A su vez, el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell, que ayer mantuvo en Bilbao una reunión con la dirección del PSE-EE, declaró: "Los socialistas haremos todo cuanto esté en nuestra mano para hacer realidad la paz y que ésta fructifique". Borrell abogó, en todo caso, por la "prudencia" ante esta "oportunidad histórica". El candidato socialista atribuyó la iniciativa de ETA a quienes "siempre hemos condenado la violencia" y a la debilidad de la banda terrorista. "El origen de esta tregua no está en Estella [en alusión al acuerdo entre nacionalistas e IU], sino en Ermua", donde se iniciaron las movilizaciones populares tras el asesinato de Miguel Angel Blanco.

Por su parte, el candidato del PSC a la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, se mostró anoche en Tarragona partidario de llegar a un acuerdo institucional que propicie "una segunda lectura de la Constitución que traiga cambios o bien el desarrollo" de alguno de sus artículos - informan las agencias -. No obstante, subrayó que esas reformas no obedecerían a un cambio de la situación política debido a la tregua de ETA, sino al nuevo contexto auspiciado por la entrada de España en la UE.

ANGUITA EMPLAZA AL DIÁLOGO A LOS PARTIDOS DE AJURIA ENEA

El coordinador general de IU, Julio Anguita, afirmó ayer que, tras la tregua declarada por ETA, ha llegado el momento de que "todos los firmantes del Pacto de Ajuria Enea comiencen a trabajar en torno al diálogo" para lograr una solución negociada al problema del terrorismo, y anunció que su partido va a solicitar al lehendakari José Antonio Ardanza la convocatoria del pacto antiterrorista. En todo caso, consideró que debe darse "la necesaria prudencia, mucha paciencia y equilibrio" para crear una atmósfera en la que el diálogo "se haga desde el respeto".

Anguita señaló que ha sido "la movilización del pueblo vasco y del pueblo español en su conjunto" - que ha "acelerado los procesos que podía haber en determinadas organizaciones" - la que ha conducido a ETA a decretar el alto el fuego. En este sentido, señaló: "Los Pactos de Estella han sido definitivos".

ARDANZA RECUERDA QUE AJURIA ENEA PROMETIO EL INDULTO DE LOS PRESOS QUE RENUNCIARAN A LAS ARMAS

El lehendakari José Antonio Ardanza recordó ayer que los partidos firmantes del Pacto de Ajuria Enea se comprometieron en su día a que después de la reinserción habría indultos, incluidos los presos con delitos de sangre. "Ese era el compromiso de los demócratas, aunque ahora pueda parecer escandaloso", afirmó, y reclamó "coherencia" a los demócratas. Ardanza confió en que el PP y el PSOE se sumen "en un plazo muy breve" al proceso iniciado por los nacionalistas y HB y señaló: "La paz, para que sea real, tiene que calar en los corazones de todas las personas y no es un compromiso fácil, sobre todo cuando detrás hay tantos muertos y sufrimiento, que muchas veces llevan al odio y al afán de venganza".

Tanto Ardanza como el portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, y el presidente de EA, Carlos Garaicoetxea, se mostraron satisfechos con la declaración realizada el jueves en Perú por el presidente del Gobierno, José María Aznar, que Anasagasti calificó de "inteligente y medida".

El consejero vasco de Justicia, Sabin Iturriaga, pidió ayer al Gobierno que, "como gesto de distensión", acometa el acercamiento de presos vascos a Euskadi "sin distinción de colores ni de actos delictivos".

Por su parte, el portavoz de la Mesa Nacional de HB, Arnaldo Otegi, afirmó anoche en Pamplona que ya se acabaron "los tiempos de los gestos" y pidió "soluciones", entre las que destacó "que los presos estén en la calle" - informan las agencias -.

LOS OBISPOS VASCOS PIDEN A LOS POLÍTICOS "ALTURA DE MIRAS Y FLEXIBILIDAD"

Los cuatro obispos vascos y el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián, hicieron ayer público un comunicado en el que solicitan "a los gobernantes y a los políticos" que tengan la "altura de miras, la flexibilidad y la fortaleza necesarias" para aprovechar la tregua de ETA y que la paz sea una realidad.

Por su parte, el titular de la diócesis de San Sebastián, José María Setién, manifestó en declaraciones a los medios informativos su creencia de que el alto el fuego será definitivo. "Parece evidente que algo se mueve, y el movimiento me hace pensar que hay razones fundadas que, evidentemente, exigen toda la cautela necesaria", apuntó.

BEREIJO ADVIERTE QUE LAS DEMANDAS DE ETA REBASAN LA CONSTITUCION

El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Alvaro Rodríguez Bereijo, advirtió ayer que las exigencias de autodeterminación e independencia que propone ETA para el País Vasco en su anuncio de tregua indefinida superan los límites establecidos por la Constitución - destaca especialmente ABC, que dedica su foto de portada a Bereijo -. "La autodeterminación ya se hizo con la aprobación de la Constitución, con el referéndum constitucional y con la aprobación y referéndum que en cada Comunidad Autónoma se hizo de los Estatutos de autonomía", explicó Bereijo en Sevilla. "En ellos - prosiguió - se consagra una descentralización política del poder y unas cuotas de autogobierno en las Comunidades y en las nacionalidades históricas que no tienen precedentes en la historia".

El presidente del TC también advirtió de la imposibilidad legal de acceder a las exigencias de ETA. "Si de los que se habla es de otro derecho de autodeterminación distinto [al regulado por la Carta Magna], habrá que decir cuál es, por que las palabras en el Derecho , y en el derecho internacional, tienen significados muy distintos. Eso, desde luego, no está en la Constitución", concluyó.

LA MILITANCIA DE ETA ACORDO LA TREGUA TRAS DEBATIR DOS POSTURAS ENFRENTADAS EN UN PAIS EUROPEO

ETA acordó la declaración de tregua indefinida después de un intenso debate de la militancia en torno a dos propuestas presentadas por los sectores con mayor peso en la organización, durante las discusiones que se han celebrado desde finales de julio en un país europeo. Así lo destaca hoy EL MUNDO, que añade que el debate, en el que participaron decenas de etarras de todas las estructuras de la banda, incluidos los comandos operativos, provocó desde su inicio "la suspensión técnica de las acciones armadas". Según la información de EL MUNDO, el objetivo era facilitar la participación del mayor número de etarras y su traslado a los lugares donde se celebraban las discusiones y el análisis de la documentación entregada por la dirección.

El alto el fuego decidido por ETA ha sido - prosigue el rotativo - el punto de consenso más claro alcanzado entre todos los representantes y militantes de la organización terrorista que han participado en este proceso de debate. EL MUNDO precisa que las dos posturas que coexisten en ETA, es decir, los posibilistas liderados por José Luis Arrieta, Azkoiti, y los maximalistas, a cuyo frente se encuentra Mikel Albisu, Antza, acordaron plantear un alto el fuego indefinido antes de las elecciones autonómicas vascas.

LA TREGUA DE ETA ES SINCERA PARA LOS VASCOS Y UNA TRAMPA PARA EL RESTO DE LOS ESPAÑOLES

El alto el fuego indefinido decretado por ETA constituye una oferta sincera para el 59% de los vascos, mientras que en el resto de España el 57% de los ciudadanos la consideran una trampa. Así se refleja en un sondeo de Demoscopia para EL PAIS, que destaca sus resultados como principal noticia de portada.

La encuesta incluye algunas preguntas que únicamente se han formulado en las entrevistas realizadas en el País Vasco. De ellas, el rotativo subraya que el 62% de los vascos cree que el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de Euskadi es una cuestión en la que tendría que intervenir también el conjunto de la ciudadanía española y los partidos de ámbito estatal. Sólo el 29% piensa que la cuestión debería resolverse en un ámbito exclusivamente vasco. Un cambio en la Constitución que reconociese el derecho a la autodeterminación es admitido por un 59% de los vascos y por un 38% del resto de los españoles.

Entre las contrapartidas que podría recibir ETA a cambio de abandonar la violencia definitivamente, la posibilidad de un indulto para todos los miembros de la banda es rechazada por un 39% de los vascos, porcentaje que se eleva al 73% en el resto de España.

EL 55% DE LOS ESPAÑOLES ACEPTA NEGOCIAR SI LA TREGUA SE MANTIENE

EL PERIODICO también resalta los resultados de otro sondeo sobre las mismas cuestiones en su principal espacio de portada. De los resultados, el rotativo destaca que la mayoría de los españoles (un 55%) acepta que se negocie con ETA si la tregua se mantiene al menos durante dos meses, si bien algo más de la mitad de los encuestados tilda de trampa la oferta. Asimismo, el sondeo revela que en el País Vasco el 66% de los ciudadanos estiman que la paz es posible.

EL 64% DE LOS VASCOS CONSIDERA LA TREGUA EL INICIO DEL FIN DE LA VIOLENCIA

El 64% de los ciudadanos de la comunidad autónoma vasca y el 40% de los habitantes de Navarra creen que el alto el fuego de ETA constituye el "principio del fin de la violencia", según se desprende de un tercer sondeo, esta vez elaborado por Ikerfel para EL CORREO. El rotativo subraya que la mitad de los encuestados sostiene que el proceso de pacificación culminará a largo plazo. Las personas consultadas mantienen posturas encontradas sobre si la tregua de ETA reforzará o debilitará la unidad de los partidos democráticos, aunque la inmensa mayoría se muestra partidaria del inicio de un diálogo entre todas las fuerzas políticas, incluida HB, sobre el futuro de Euskadi.

La 'Tregua' Valorada por THE WALL STREET JOURNAL

Por Sin Pancarta - 14 de Junio, 2006, 6:06, Categoría: Prensa Internacional

Aunque el fenómeno etarra era un perfecto desconocido para la prensa americana (no hablemos de sus ciudadanos) el Journal seguía siendo la habitual excepción y publicaba este excelente editorial en su edición europea. No se fiaba lo más mínimo de la banda criminal y la descripción de Herri Batasuna no se leía con tanta claridad ni en España. Por cierto, escribo de memoria pero creo recordar que esta ‘tregua’ no ha encontrado opinión en el diario más influyente del mundo.

Peace in the Basque Country? (Editorial de THE WALL STREET JOURNAL)

   

The Basque Country of Spain and Northern Ireland have always drawn comparisons. In both regions, a small minority has carried out atrocities in the name of a struggle for "independence" that has failed to garner majority support. When their campaigns of terror have become so repugnant as to touch off waves of popular indignation, guerrillas in both suffering lands have sometimes resorted to "peace offensives." Regrettably, they have in the past turned back to killing, either because peace will not achieve their desired results or because their soldiers are too addicted to being "revolutionaries."

This experience should be borne in mind when terrorists offer a truce. In Northern Ireland's case, the IRA's cease-fire was part of complex peace negotiations that have brought the first real hope of normalcy. Though it remains to be seen whether the commitment to the peaceful resolution of that conflict can be sustained (indeed, some of the most vicious sectarian violence has occurred since that process got underway). The Basque terrorists followed their Irish brethren this week in declaring a cease-fire starting from today. While there's reason to welcome that move, it must also be viewed with a measure of skepticism.

The Madrid government knows this better than anyone, and has rightly cautioned prudence. "Time will be the judge of the sincerity, authenticity, the depth of this decision… ETA's very record proves that skepticism is necessary," said Interior Minister Jaime Mayor Oreja, the man who oversees the police forces who are in the first line of fire. After 30 years of violence - 23 of them since the death of dictator Francisco Franco - and almost 800 people dead, this guarded response is warranted.

Indeed, ETA's move appears to be more a temporary change of tactics than a shift away from violence. On Saturday, 23 mostly Spanish, but also French, political parties, unions and other groups in the mountainous region that straddles the Franco-Spanish border had signed a declaration calling for a permanent end to the violence and for peace talks. The meeting in the town of Lizarra was clearly inspired by the Northern Irish process, and was even dubbed the "Irish Forum." But the declaration's framers did not get quite what they had asked for ETA did not reject violence and the cease-fire is not permanent; the terrorist group said it would resume its bloody campaign in case of a "confrontation" with the Spanish government.

The cease-fire comes moreover on the eve of the Oct. 25 regional elections, a campaign that ETA's political wing, Herri Batasuna, is fighting on unsure legal footing because the central government is considering outlawing the party. The party has renamed itself Euskal Herritarrok, or Basque People Party, both to ward off being outlawed and as an attempt at a new look. The name changes little; the party has never condemned an ETA atrocity. The cease-fire, many Spaniards fear, is nothing more than campaign help for HB.

Madrid knows of course that the ETA move puts the government in a quandary. Embrace the ETA cease-fire and the declaration's call for peace talks, and the terrorist group will try to exact unacceptable concessions, leading all the way to independence; reject it off-hand, however, and the government could be criticized for refusing a chance at peace.

But as it considers its options, the Spanish government of Jose Maria Aznar would do well to avoid concessions that will come back to haunt it. For example, Mr. Aznar might wish to steer clear of emulating the decision of Tony Blair's British government, which agreed to the release of so-called "political" prisoners, a move which could lead to a strengthened terrorist network stretching across a borderless Europe. Sinn Fein's Gerry Adams rushed to offer his advice yesterday, telling the Spanish government "Don't prevaricate." ETA heavyweights no doubt appreciated the boost. But Spanish leaders in the past have followed a perfectly good rule: There's nothing here to negotiate.

  

Editorial publicado por THE WALL STREET JOURNAL el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.

Rajoy, en nombre del Gobierno de España, comparece ante la Opinión Pública

Por Documentación - 14 de Junio, 2006, 5:58, Categoría: Declaraciones Institucionales (Gobierno)

Tras el primer Consejo de Ministros después de la declaración de ‘tregua’ por parte de la banda criminal, Mariano Rajoy (en ausencia de Aznar) comparecía ante la opinión pública en rueda de prensa. Para evitar eventuales confusiones les ofrecemos la transcripción íntegra de dicha intervención, incluyendo las partes de la misma que no hacen referencia alguna a la ‘Tregua Trampa’. Era la primera ocasión donde el gobierno respondía a preguntas de los informadores.

CONFERENCIA DE PRENSA DEL MINISTRO DE ADMINISTRACIONES PÚBLICAS, DON MARIANO RAJOY, DESPUÉS DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS

18 de septiembre de 1998

  

Sr. Rajoy.- Muy buenos días todos. Voy a hacer un muy breve resumen de los asuntos más importantes que se han debatido y se han aprobado en el día de hoy en la reunión del Consejo de Ministros que, como ustedes saben, ha presidido el Vicepresidente Primero, Francisco Álvarez-Cascos.

Se han aprobado dos Reales Decretos-Leyes por los que se concede un crédito extraordinario y suplemento de crédito, por importe de las pesetas que se recogen en la Referencia, para atender obligaciones derivadas de gasto de inversión del Ministerio de Fomento; igualmente, se ha aprobado un segundo Real Decreto-Ley por el que se conceden también créditos extraordinarios derivados de gastos de inversión del Ministerio de Medio Ambiente.

En segundo lugar, se ha aprobado también un Real Decreto del Ministerio de Administraciones Públicas sobre traspaso de funciones y servicios de la Administración del Estado a la Comunidad Autónoma de Aragón en materia de educación no universitaria; también un Acuerdo por el que se instruye al Instituto de Crédito Oficial para la creación de una línea de crédito de 9.500 millones de pesetas a favor de las empresas de acuicultura afectadas por la catástrofe del buque "Mar Egeo", y por el que se modifica el acuerdo del 30 de mayo de 1997, por el que se autoriza al Instituto de Crédito Oficial para la creación de una línea de crédito de 2.500 millones de pesetas a favor de los mariscadores y pescadores de bajura afectados por la catástrofe del buque "Mar Egeo".

También del Ministerio de Fomento se han aprobado tres Acuerdos: uno, por el que se autoriza la contratación de obras en la línea ferroviaria Zaragoza-Alsasua; otro acuerdo por el que se autoriza al Ministerio de Fomento la suscripción de convenios con entidades de crédito para financiar actuaciones protegidas del programa para este año del Plan de la Vivienda 1998-2001, al tipo de interés efectivo inicial del 4'75 por 100 anual... Quiero señalar que este tipo es el más bajo de los últimos años. En el año 1995 el tipo de interés efectivo era del 11 por 100; el del año 1996 era el 9 por 100; el de 1997, el 5'5 y este año, repito, 1998, el 4'7.

También hay un tercer Acuerdo del Ministerio de Fomento por virtud del cual se ha acordado atribuir al Ente Público Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) la construcción y administración del nuevo acceso ferroviario al norte-noroeste de España, que es la línea ferroviaria Madrid-Valladolid-Medina del Campo. La atribución de la construcción de la variante norte-noroeste al GIF permitirá acelerar la ejecución de esta importante infraestructura, que es clave para la revitalización de todo el cuadrante norte peninsular. Su amplia zona de influencia abarca la meseta superior y todo el litoral cantábrico, desde el País Vasco hasta Galicia, por lo cual su realización es un objetivo prioritario para el Ministerio de Fomento. La realización de esta variante supondrá una ganancia de tiempo en torno a una hora y media, lo que permitirá revitalizar el papel del ferrocarril dentro del sistema de transportes.

Por último, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy un acuerdo por el cual el Gobierno apoya la candidatura de España para la celebración de la fase final de la Copa de Europa de Fútbol del año 2004.

Éstos son, repito, los acuerdos más destacados que se han adoptado en el día de hoy. Quiero señalar también que se ha producido un informe, que ha presentado el Vicepresidente Segundo y Ministro de Economía y Hacienda, sobre el Proyecto de Ley de Acompañamiento a la Ley General de Presupuestos del Estado para el año que viene, 1999, y se ha adoptado el acuerdo de remitirlo para su informe preceptivo al Consejo Económico y Social. En principio, la idea es proceder a la aprobación del Proyecto de Presupuestos el próximo viernes y la Ley de Acompañamiento se aprobaría de forma definitiva y se acordaría su remisión al Congreso en el Consejo de Ministros del día 2 de octubre.

No voy a entrar en el análisis de todos y cada uno de los aspectos de la Ley que, vuelvo a insistir, se remite al CES y que no será definitiva su aprobación hasta dentro de quince días, como acabo de señalar; pero sí puedo apuntar las siguientes ideas generales: primero, se hace un esfuerzo para incrementar cada vez más el control presupuestario por parte de los distintos organismos de la Administración que tienen encomendada esta facultad. Éste es un asunto, como ustedes saben, enormemente importante y, dentro de la política económica del Gobierno de controlar el déficit y la deuda pública, sin duda alguna es un aspecto básico al que se le vuelve a dar relevancia en esta Ley de Acompañamiento incrementando el control.

En segundo lugar, se adopta también una decisión que tiene importancia, que es la adaptación de los Organismos Autónomos, Entes Públicos y demás organismos existentes ahora en la legislación a las previsiones de la LOFAGE. Estos organismos que se adaptarán a la LOFAGE son un grupo de ellos, y hay otros que serán por Real Decreto, que se publicará en el mes de enero.

En tercer lugar, no se recoge ninguna subida de tasas en el Proyecto de Ley de Acompañamiento en la línea establecida por el Gobierno de mantener y rebajar el año que viene, a partir, como ustedes saben, del 31 de enero, vía retenciones, el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Por último, se establece la posibilidad de reducir un 12 por 100 los libros de texto.

Yo creo que éstas son las tres o cuatro ideas que pueden tener un mayor interés en el día de hoy, en el bien entendido que simplemente hoy se ha acordado la remisión al CES y que la aprobación definitiva y consiguiente remisión al Congreso se hará dentro de quince días.

   

P.- Después del anuncio que hizo ayer el Presidente del Gobierno de iniciar consultas de forma inmediata con todos los partidos democráticos, ¿estamos en condiciones de que se nos anuncie, por lo menos, ese comienzo de calendario? Por aquí, en medios periodísticos, ya manejábamos la hipótesis de que podría ser el domingo por la tarde; querría que usted nos diera, en vez de un rumor, una noticia.

Sr. Rajoy.- Sintiéndolo mucho, no puedo confirmar ese rumor que, por otra parte, yo no conocía. Lo que sí puedo confirmarles a ustedes es que contactos, no por parte del Presidente del Gobierno, que, como ustedes saben, no ha regresado todavía de Perú, aunque sí puedo anunciarles que lo hará mañana por la tarde; pero sí por parte del Ministerio del Interior se están produciendo ya contactos con el Partido Socialista con mucha regularidad, no solamente contactos telefónicos sino también conversaciones que han tenido, como ustedes, por otra parte, ya conocen.

A partir de mañana ya se tomarán las decisiones de cara al futuro; pero, repito, los contactos ya se están produciendo por parte del Ministro del Interior, y los contactos a los que se ha referido el Presidente del Gobierno se irán produciendo conforme al calendario que se establezca, de conformidad entre las partes, a partir de los próximos días.

   

P.- En relación a la Ley de Acompañamiento, quisiera saber si incluye o no, porque se había dicho que podría incluir, una reforma de la Ley de Televisiones Privadas, en el sentido de que se permitiría que cotizasen en Bolsa las sociedades de televisión privada y que pudiesen tener cada uno de los propietarios una propiedad superior al 25 por 100. Quisiera saber si lo incluye o no la Ley de Acompañamiento.

Sr. Rajoy.- Es posible que en el texto que se presente dentro de quince días en el Congreso de los Diputados vaya una norma en ese sentido; es posible que sea así.

   

P.- Yo quería saber, aún con la ausencia del Presidente del Gobierno, si se ha analizado en el Consejo de Ministros la tregua de ETA en el análisis político que se hace siempre al final de la reunión.

Luego, por otro lado, también quería saber qué tiempo cree el Gobierno que debe pasar para dar credibilidad al anuncio de tregua.

Sr. Rajoy.- Efectivamente, como es perfectamente entendible, el Consejo de Ministros ha abordado este asunto y ha conocido un informe en este sentido del Ministro del Interior. Yo creo que el análisis que hace el Consejo no difiere, como creo que también todos ustedes a buen seguro entenderán, de lo que ha sido el comunicado que ayer ha leído el Presidente del Gobierno y de las propias declaraciones que a lo largo de estas últimas horas ha hecho el Ministro del Interior.

Nosotros somos conscientes de que esta noticia, por parte de muchas personas, se ha recibido con alivio y con una cierta esperanza; desde luego, es una noticia mejor que las que habitualmente suele comunicar la organización terrorista. Pero el Gobierno, que debe actuar desde la seriedad y desde la responsabilidad, en ningún caso puede generar expectativas. Éste es un dato que hay ahí, pero vamos a ver, y el tiempo será el que diga exactamente qué es lo que se va a suceder. Por eso nosotros hemos hecho una apelación a la prudencia y a la cautela, que yo reitero ahora.

A partir de ahí, iniciamos, como también es conocido, una ronda de conversaciones con todas las fuerzas políticas en el firme intento y con la convicción por parte del Gobierno de querer conseguir la paz, lo cual es el objetivo básico. Pero, en cualquier caso, también afirmando que el Gobierno estará dentro del marco que voluntariamente nos hemos dado la mayoría de los españoles, la inmensa mayoría, que es la Constitución, los Estatutos de Autonomía, la Ley de Amejoramiento del Fuero y, en general, toda la legislación vigente. Por tanto, ése es el planteamiento del Gobierno.

La noticia, sin duda, es mejor que otras que se podían producir, que las que habitualmente se producían; vamos a afrontarla con una cierta cautela, vamos a iniciar conversaciones con los grupos políticos, y el tiempo será el que determine si hay o no una intención de verdad de dejar las armas.

    

P.- Dentro de esta línea general de contactos con los grupos, ¿se ha hecho alguna mención expresa a la posibilidad de un contacto directo con HB?

Y una segunda cuestión: ¿cree usted que el ritmo que se pueda iniciar en este momento estará marcado por la fecha del 25 de octubre; es decir, que en principio puede haber una cierta lentitud hasta ver qué pasa después de las elecciones?

Sr. Rajoy.- Yo creo que cualquier política antiterrorista hay que hacerla con seriedad, con rigor y, desde luego, huyendo de cualquier frivolidad o de cualquier declaración que pueda resultar más o menos espectacular.

El Gobierno tiene la firme convicción de que la política antiterrorista que se ha hecho en estos dos últimos años ha debilitado, sin duda, a ETA; ha generado confusión en ese mundo; ha preocupado a Herri Batasuna y, por tanto, en cierta manera, es un factor que influye también en algunas de las cosas que allí están sucediendo. No olvidemos que a lo largo de los últimos años se han producido acontecimientos que nunca habían tenido lugar.

Ahora se produce un dato nuevo, que es el anuncio por parte de ETA de la existencia de una tregua. Lógicamente, el Gobierno, a partir de ahí, tiene que darle un mensaje al conjunto de la sociedad, y el mensaje creemos que en este momento es de prudencia y de no generación de expectativas.

Vamos a hablar con los grupos políticos; en principio, no hay más intención que hablar dentro de los marcos actualmente existentes, y los marcos existentes son el Pacto de Ajuria Enea y el Pacto de Madrid. Y con esos partidos políticos es con quienes vamos a iniciar conversaciones, como he señalado, que continuarán las realizadas por el propio Ministro del Interior a lo largo de las próximas fechas.

A partir de ahí, ya veremos cuáles son las decisiones que se adopten en el futuro y ya veremos qué es lo que hacen los demás. Pero lo que es evidente es que el Gobierno quiere que esas conversaciones se produzcan dentro de los marcos que se han dado el conjunto de los españoles y con la convicción de que no se pueden conseguir objetivos políticos por encima de la Constitución o por encima de la voluntad de la mayoría, como consecuencia de que se adopten unas u otras decisiones.

Yo creo que ésa es la posición del Gobierno y en esa línea, vuelvo a insistir, actuaremos en las próximas fechas.

   

P.- Yo quería hacerle dos preguntas, una en torno al Proyecto de Ley de Acompañamiento de los Presupuestos. Un poco, profundizando en la pregunta que le ha hecho mi compañero, acerca de la salida a Bolsa de las televisiones privadas, si nos podía profundizar en el análisis que haya podido comentar esta mañana el Vicepresidente Segundo y Ministro de Economía sobre este tema.

En segundo lugar, si el señor Rato también ha hablado acerca de, teniendo en cuenta de cómo evolucionan las crisis internacionales, cómo están evolucionando los mercados financieros y el efecto posible sobre la economía española, si se ha estudiado la posibilidad de revisar a la baja las previsiones de crecimiento de la economía española para el año que viene y el objetivo de inflación para el año que viene, y si lo puede cuantificar.

Sr. Rajoy.- En relación con este segundo punto, no se ha tratado ese tema en el Consejo de Ministros de hoy, pero vuelvo a repetir lo que ya se ha dicho en otras ocasiones; en principio, el Gobierno no tiene intención de hacer ninguna revisión significativa de las previsiones que ha hecho para el ejercicio que viene. En cualquier caso, insisto, no se ha tratado este tema en el Consejo de Ministros de hoy.

En relación con el primer asunto, no puedo darle muchos más datos que los que ya he apuntado con anterioridad. Es un tema que se está debatiendo si va o no a introducirse, finalmente, en la Ley de medidas de acompañamiento. Pero, repito, esa decisión no se adoptará de forma definitiva --esa decisión y los distintos aspectos de la misma, porque hay una regulación que puede ir en una u otra dirección, repito-- hasta dentro de quince días. Por tanto, sintiéndolo mucho, no puedo decirle nada más que lo que le he dicho, que creo que es bastante.

   

P.- Señor Ministro, un consejero del Gobierno vasco ha pedido un gesto al Gobierno, fundamentalmente, en términos de acercar presos a Euskadi. ¿Hay --si no ése, otro-- algún gesto del Gobierno concreto? Primera pregunta.

Segunda pregunta: como ETA ha anunciado la tregua unilateralmente, sin consultar, por supuesto, al Gobierno tampoco, ¿el Gobierno va a paralizar sus acciones policiales contra "etarras" o va a mantener, digamos, lógicamente, la actuación legal contra ETA?

Sr. Rajoy.- Nosotros lo que vamos a hacer, como es perfectamente entendible, en relación con este último punto, es cumplir la Ley. Yo creo que eso no requiere ni siquiera de mayores comentarios.

En lo demás, nosotros, en principio, mantenemos la misma política antiterrorista, que es la que hemos llevado manteniendo a lo largo de los últimos años. Lo único que vamos a tener, que ya es muy importante, es un inicio de conversaciones con las demás fuerzas políticas. De momento, es la única decisión que va a tomar el Gobierno a la vista de los acontecimientos que se van produciendo; porque en estas cosas, vuelvo a insistir, hay que ir con prudencia, hay que ir dando las pasos en la buena dirección. Yo creo que los que se han dado en estos dos últimos años han ido en la buena línea. Por tanto, a partir de ahí, no hay ninguna novedad en lo que es la política antiterrorista del Gobierno.

Simplemente, como hemos dicho, vamos a iniciar las conversaciones con los grupos y, sobre todo, vamos a darnos un tiempo y vamos a ver qué es lo que sucede, sobre todo a partir de la fecha de las próximas elecciones, del 25 de octubre.

   

P.- Yo quisiera formular dos preguntas. La primera, si puede hacer alguna valoración del hecho de que el Gobierno en este tema tenga, parece ser, contactos más fluidos con el primer partido de la oposición que con sus socios de Gobierno. Me refiero a la valoración del anuncio de tregua en las reuniones mantenidas por el Ministro hasta ahora con dirigentes socialistas. Si hay que sacar alguna lectura política de eso.

Dos, cuando usted dice --usted y todo el Gobierno-- que no se negociará nada fuera del marco constitucional; desde el Gobierno y desde el Partido Socialista se ha dicho que la Declaración de Lizarra, por un lado, y la Declaración de Barcelona, por otro, excedían el marco constitucional. Pero ése no es el parecer de los nacionalistas; quiero decir que hay varias interpretaciones. De algún modo, ¿se está diciendo que estas Declaraciones no son negociables, el contenido de ellas, o, en este nuevo escenario, se podría abrir el foco?

Sr. Rajoy.- En la primera pregunta, si he creído entenderlo bien, usted me pregunta si la circunstancia de que se haya reunido el Ministro del Interior con el PSOE, en lugar de hacerlo con los socios nacionalistas, ¿tiene alguna lectura política? No. En principio, nosotros vamos a reunirnos con todos. Nos hemos reunido con el PSOE en un primer momento, porque es el partido mayoritario de la oposición; pero ya el propio Ministro del Interior ha tenido conversaciones, por ejemplo, con el señor Pujol.

O sea que, en principio, nosotros vamos a reunirnos con todas las fuerzas políticas, en el bien entendido que uno de los planteamientos básicos que ha tenido el Gobierno en materia antiterrorista estos dos años ha sido la de hacer un esfuerzo para conseguir el consenso de todas las fuerzas democráticas. Por tanto, vamos a hablar con todos. Hemos hablado en primer lugar con el Partido Socialista, porque es el mayoritario de la oposición, pero las conversaciones serán con todos y, por tanto, no cabe extraer ninguna consecuencia política de esa circunstancia.

La segunda pregunta, usted dice que el Partido Socialista señala que declaraciones como la de Estella, la de Barcelona o la de Bilbao están fuera del marco constitucional y los partidos nacionalistas dicen lo contrario. La opinión del Gobierno es que están bordeando lo que es el consenso constitucional claramente, y en ese sentido --yo ya lo he dicho en alguna ocasión, y vuelvo a reiterarlo ahora-- creo que la Constitución de 1978 ha sido un marco de convivencia durante veinte años; creo que puede serlo durante muchos más años; creo que ha provocado un nivel de descentralización política como nunca ha habido en la historia de España --este dato es muy importante: como nunca ha habido en la historia de España-- y hoy España tiene un nivel de descentralización mucho mayor que el que tienen los países de nuestro entorno con modelos similares, como puede ser Alemania.

Ésos son los datos que yo quiero apuntar. A partir de ahí, no me parece serio --lo digo con absoluta claridad-- que se intente este tipo de planteamientos bordeando el marco constitucional; sinceramente, no me parece serio. Creo que no es una demanda de la ciudadanía de ninguna de esas tres Comunidades Autónomas en las que hacen su labor política esas fuerzas políticas. No puedo creer que haya partidos políticos, como Convergència i Unió, por ejemplo, que puedan mantener los mismos planteamientos que el Bloque Nacionalista Galego, y no puedo creer que el Bloque Nacionalista Galego pueda mantener los mismos que Convergència i Unió, que también se puede decir de esa forma.

Por tanto, desde el Gobierno no queda, en este momento, otro planteamiento que el afirmar la vigencia plena del texto constitucional, que creo que es lo que quieren el conjunto de los españoles, y pedir una cierta sensatez y responsabilidad a estas fuerzas políticas; que no rompan un marco de convivencia, que creo que ha sido muy útil, que ha servido para que España haya progresado en los últimos años y que pienso que tiene todavía mucha cuerda de cara al futuro.

    

P.- Quería solamente una pequeña aclaración sobre la cuantía de las tasas que regirán en 1999; quería saber si se van a mantener tal y como figuran en 1998 o se les va a aplicar el incremento del 1'8 por 100 de inflación previsto.

Sr. Rajoy.- Es un asunto que no está cerrado, pero en principio la idea era no subirlas. No puedo darle como será la redacción definitiva de la Ley porque, vuelvo a insistir, hasta dentro de quince días no lo sabremos; pero, en principio, la idea del Gobierno es no proceder a la subida de tasas.

Si no hay nada más, muchas gracias.

Las Reacciones y Declaraciones del Día (18 de septiembre de 1998)

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:51, Categoría: Declaraciones Institucionales (Partidos)

En base a informaciones difundidas por las agencias de prensa EUROPA PRESS y SERVIMEDIA ofrecemos los siguientes testimonios:

Mayor Oreja advierte de que el Gobierno no declarará una tregua a ETA

  

MADRID.- Después del anuncio de una tregua indefinida por parte de la banda terrorista ETA, continúan surgiendo reacciones desde todos los sectores políticos. Esta mañana el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, ha afirmado que las fuerzas de seguridad seguirán trabajando y que no declararán ninguna tregua a la banda terrorista ETA, "porque estamos en un Estado de Derecho". El ministro ha precisado además que "si hubiese una incorporación de un 'comando' de Francia a España, los detendremos".

En declaraciones realizadas a diversos medios de comunicación, Mayor Oreja ha considerado que ETA y su entorno han declarado una tregua porque "lo estaban pasando mal y han hecho de la necesidad virtud". Para Mayor Oreja, no sólo ha sido la presión de la ley la que ha puesto a ETA en esta nueva posición, sino que la tregua ha sido posible "gracias al esfuerzo que han protagonizado millones de españoles".

También se ha referido a una posible negociación de paz a cambio de reconocer el derecho de autodeterminación, de la que ha comentado que "no se puede canjear porque no traerá la paz, ni elimina el terror, ni favorece el encuentro entre los vascos".

El ministro del Interior ha explicado que el PP y el PSOE van a seguir siendo inflexibles en este aspecto y ha subrayado que el problema de "desencuentro" por el derecho de autodeterminación "o se hace desde la autenticidad y sin pistolas, o no se resuelve". A su juicio, hay que esperar a lo que ocurra después de las elecciones vascas que se celebrarán el próximo 25 de octubre.

PSOE: EL PRINCIPIO DE LA PAZ.

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, José Borrell, ha dicho en Bilbao que los socialistas se sumarán al proceso de paz que se ha abierto tras la tregua de ETA y que harán todo lo posible para llevarlo a buen término. El portavoz del Grupo Socialista ha calificado la situación actual de "excepcional" porque supone "el principio de la paz, no la paz todavía", que llegará cuando la organización terrorista entregue las armas.

IZQUIERDA UNIDA

  

El coordinador general de IU, Julio Anguita ha manifestado que tras la tregua declarada por ETA ha llegado el momento de que "todos los firmantes del Pacto de Ajuria Enea comiencen a trabajar en torno al diálogo", para lograr una solución negociada al problema del terrorismo en el País Vasco. Por este motivo, IU-EB pedirá al lehendakari, José Antonio Ardanza, la convocatoria de una reunión de la Mesa de Ajuria Enea, según acordó la presidencia federal de la coalición de izquierdas, en una reunión extraordinaria mantenida para analizar el anuncio por parte de ETA del cese indefinido de sus atentados.

En su primera rueda de prensa tras el infarto sufrido el pasado mes, Anguita ha destacado que la declaración de Estella "ha sido definitiva" para lograr la tregua de la banda terrorista, aunque "sin olvidar que ha habido una acción gubernamental dentro de los límites del estado de derecho y que ETA comprendió que no podía ganar". Anguita ha subrayado también la importancia de las movilizaciones contra el terrorismo del pueblo vasco y el pueblo español, "que han demostrado estar hartos de la violencia", para que ETA declara un cese de la violencia. "Una atmósfera de miedo y opresiva ha empezado a disiparse. Se van a celebrar unas elecciones en Euskadi y no va a estar presente la sombra de las bombas", destacó.

PNV: UNA TREGUA "MUY PENSADA".

   

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, ha afirmado también esta mañana que el cese de acciones violentas anunciado por ETA el jueves es "importante, definitiva y, sobre todo, muy pensada, muy trabajada y con mucho consenso interno para que esto se lleve a la práctica".

"Los procesos, cuando se inician, se inician con muchas dificultades, pero poco a poco se van consolidando y se van abriendo posibilidades", ha indicado el portavoz del PNV, para quien es mejor la tregua que una situación con secuestros, extorsiones, muertes y violencia callejera.

El "lehendakari" José Antonio Ardanza, por su parte, ha expresado su deseo de que la tregua anunciada por ETA "sea una realidad y no un sueño" y ha puntualizado que "ahora sí que es precisa y necesaria la suma de todos (los partidos políticos) para consolidar la paz". Respecto a las reivindicaciones de la banda terrorista, ha afirmado que "sin el chantaje de las pistolas todo es posible".

Un poco de Sentido Común

Por Narrador - 14 de Junio, 2006, 5:46, Categoría: Opiniones (Políticos y Personalidades)

Matices al margen, nos quitamos el mal sabor de boca con esta exposición de Juan Olavaria. Son muchas las verdades que se dicen en este artículo y también se publicaba en el diario EL PAIS

“Juego limpio” por Juan Olabarría Agra

   

En los años finales del franquismo, la cúpula del poder pretendió dejar el futuro de España "atado y bien atado". Pero justamente aquella parte de la sociedad española que se había sentido cómoda con el régimen acabó por abandonarlo, convirtiéndose a la democracia, y renunciando por ello a la exclusión política de la "otra España".

En adelante el nacionalismo español fue correctamente juzgado en función de lo que había sido: una ideología de extrema derecha destinada a justificar el monopolio del poder. La consecuencia práctica de estos principios fue la alternancia política, es decir, la posibilidad de acceso al poder de aquellos españoles que hasta entonces habían sido violentamente excluidos de él.

La historia no ha sido la misma para la sociedad vasca. A la muerte del dictador, una parte de la clase media, agrupada fundamentalmente en torno al partido nacionalista mayoritario, ha pasado a monopolizar absolutamente todos los poderes (no sólo políticos, sino económicos y sociales) hasta tal punto que la sola idea de alternancia política despierta temor en unos y sonrisas despectivas en otros.

¿Cuáles han sido los factores que han hecho posible esta anomalía en el funcionamiento democrático? El primero de ellos es el falseamiento victimista de la historia reciente. Así, la guerra civil no se interpreta como una agresión del fascismo contra la democracia, sino como una agresión de España contra el País Vasco y contra su "representante natural": el nacionalismo vasco.

Por tanto, las demás fuerzas políticas (incluidos los defensores de la República que continuaron defendiéndola después de la rendición nacionalista en Santoña) eran culpables y debían pagar un tributo reparador de su culpa. La izquierda, lejos de combatir el mito, pareció plegarse a él mientras una parte de la derecha más antidemocrática, el carlismo, pasaba a engrosar las filas del PNV y de HB.

Por otra parte, el terrorismo político, mucho más intenso desde que se instauró la democracia, dio al nacionalismo no violento un papel arbitral como supuesto "pacificador insustituible", que acabó de consolidar su hegemonía dentro del País Vasco como protector y fuera de él como interlocutor privilegiado.

Y es precisamente esta situación de titulares perpetuos e indiscutidos del poder en una sociedad clientelar o amedrentada la que explica su inmovilismo ideológico, pues en tales condiciones los nacionalistas no han necesitado en absoluto modernizar o democratizar su ideología legitimadora. Tanto más cuanto que el mensaje es muy simple: "Para ser vasco hay que ser nacionalista; si no votas nacionalista eres un enemigo del pueblo vasco".

Se supone que ser nacionalista es lo natural, o sea, algo sobre lo que nuestra voluntad no puede decidir. De ahí que los nacionalistas no se molesten en argumentar, en decirnos por qué es preciso "construir entre todos la nación vasca". Se trata de un deber, de un mandato de la historia y de los muertos, que nos obliga a asumir unos valores, una forma de ser y pensar, que el "partido-guía" ha definido previamente según la voluntad de sus pastores.

A la "vanguardia de la nación" le trae sin cuidado el hecho de que esta supuesta e impuesta identidad colectiva sea abiertamente contraria al pluralismo democrático y a la libertad de los individuos tal como se entienden en un moderno Estado de derecho.

Si se tiene en cuenta que las instituciones se emplean sin pudor al servicio de la ideología oficial y que tras el lenguaje conminatorio de unos está la amenaza mortal de otros, no puede sorprendernos que el concepto mismo de democracia, por no hablar de su realidad, carezca de un firme asentamiento en la cultura política.

Pero, a pesar de todas las coacciones, la evolución electoral está revelando desde hace ocho años un incremento de las fuerzas políticas no nacionalistas; la aplicación de la ley contra los desmanes del fascismo no ha provocado la reacción adversa de la sociedad que los llamados nacionalistas democráticos anunciaban o esperaban; la idea de que el terror pueda ser "la política por otros medios" tiene cada vez menos adeptos; la exigencia de una democracia en la que el respeto al pluralismo sea efectivo y no mera retórica; de un lehendakari que asuma la representación de todos y no sólo la de los "vascos buenos", son demandas sociales que no permiten mirar para otro lado.

Y, sin embargo, el "partido-guía" mira obstinadamente en otra dirección. El mismo lehendakari que en julio de 1997 había acusado a HB de fascismo y complicidad con el terror ("tenéis las manos manchadas de sangre") y que había pedido su aislamiento político, tardó seis meses en propugnar conversaciones con los fascistas de la víspera.

La culminación lógica de estos contactos es la actual tregua indefinida de ETA, lanzada como un órdago electoral. Ahora, cuando se está acentuando la debilidad de ETA y cuando HB tiene que cambiar de nombre, no por temor a ser ilegalizada, sino para disociarse de su historia anterior y salvarse de un desprestigio social creciente, cuando todo esto sucede, los autodenominados nacionalistas democráticos juegan su gran baza: vender paz a cambio de cesiones políticas, pues no es otro el significado de la "tregua indefinida" que ETA acaba de plantear.

El texto publicado por ETA sitúa el origen del "contencioso vasco" en la actitud del Estado español y francés (como se sabe, los votos nacionalistas no alcanzan en el País Vasco francés el 5%). Si una zona con el 5% de votos nacionalistas debe ser integrada en el futuro País Vasco independiente, es evidente que el derecho de autodeterminación que se invoca no pasa de ser una farsa, que el sujeto de ese supuesto derecho no son los individuos reales, sino el país mental de un patriota enloquecido.

Son esas cosas las que hacen pensar si el contencioso vasco no será el contencioso que algunos vascos tienen con la democracia. El texto, que habla de un "autonomismo disgregador", ignora olímpicamente que el Estatuto es la única institución que goza entre nosotros de un consenso generalizado. Pero esto carece de importancia habida cuenta de que nuestra "vanguardia nacional" nos señala en el mismo documento el objetivo de la independencia como "la escalera que hay que subir peldaño a peldaño".

La paz la deseamos todos, lo que no es deseable es subir a empujones ciertas escaleras. Si el cese de la violencia tiene como resultado el que todos hagamos lo que los violentos quieren, habremos quebrado el principio esencial de la democracia; si los votos van a estar sobrerepresentados por el terror desaparecerá todo resto de libertad, porque además no tendremos garantías de que el chantaje no vuelva a intentarse.

El PNV, principal organizador de esta farsa, no puede ignorarlo. ¿Por qué quiere entonces someter a toda la sociedad vasca a esta humillación inútil, a esta claudicación de los demócratas? La relación del PNV con el nacionalismo fascista es contradictoria. La sociedad se está rebelando y no admite ya ser violentada sistemáticamente; el terror, que en otros tiempos fue un importante instrumento de persuasión y que acarreaba las ovejas hacia el redil del "partido-guía", ha empezado a suscitar una reacción contraria.

Urge por tanto al PNV (así lo indica la evolución electoral) que el terror desaparezca, pero sus dirigentes perciben instintivamente que si, repudiado por la sociedad, el terror tuviese que desaparecer a cambio de nada, la hegemonía nacionalista podría ser puesta en entredicho.

Necesitan la paz para no ser asociados a la violencia, pero necesitan la violencia de otros para monopolizar el poder. El terrorismo es para ellos una túnica de Neso: abrasa a la vez que está pegada a la piel. Si permanecen con ella puesta, se queman; si se la quitan, se arrancan parte de su propia carne. Por eso llevan seis años intentando quebrar el pacto de Ajuria Enea y por eso están intentando invertirlo: en lugar de aislar a los fascistas, aislar a los demócratas.

La negociación política resolvería la cuadratura del círculo: acabar con la violencia conservando la hegemonía. Pues proponer la autodeterminación cuando el voto nacionalista lleva ocho años debilitándose no es evidentemente un objetivo real, sino una baza negociable para conseguir otra cosa.

Si lo que el nacionalismo quiere conseguir a cambio del cese del terror son unas condiciones favorables que le garanticen la hegemonía perpetua, entonces alguien debe explicarles que eso no es posible. Pues en democracia no existe ningún elixir que permita a un partido político conseguir lo que todos desearían: la inmortalidad en el poder.

Juan Olabarría Agra es profesor titular de Historia del Pensamiento Político de la UPV.

   

Publicado en EL PAIS el 18 de septiembre de 1998. Por su interés informativo reproducimos íntegramente su contenido.